Categorías
Psicología Positiva

La Alegría y la Felicidad se Pueden Aprender

Mi Idea Básica

Para mi blog soyneuromkt.com de Pedro Mosiño Díaz.

Tiempo de lectura: 6:34 minutos.

Si se puede aprender a ser feliz y tener bienestar con:

A) La motivación de hacer cambios de hábitos mentales y físicos para el cuerpo, básicamente de actitud.

B) Tener conocimientos sobre nuestros talentos innatos. Conocernos a nosotros mismos.

C) Tener la disciplina para implementar algunas actividades diarias.

D) Contar con el mínimo de satisfactores de alimentación, higiene, techo y vestido para poder pensar más allá de ese ámbito de lo básico.

E) Haber aceptado tu pasado y estar abierto a crear tu futuro yo.

Premisas.

  1. La felicidad es un estado mental que se puede lograr independientemente de las circunstancias materiales existentes o de predisposiciones genéticas. Puedes ampliar tu conocimiento sobre las definiciones de felicidad que existen desde la antigüedad a la fecha.
  2. Todas las personas tienen talentos e inteligencias insignia que se pueden desarrollar.
  3. Todos tenemos capacidad de crear y soñar (la imaginación es la fuente de todo logro humano).
  4. El cerebro se puede entrenar para el optimismo y la alegría (Tali Sharot).
  5. Estar en nuestro “Elemento” como pez en el agua, también en el “Estado de Flujo” se logra cuando hacemos actividades que nos encanta hacer, se te dan bien en un punto de encuentro entre aptitudes e inclinaciones personales, usando talentos innatos (Mihaly Csikszentmihalyi y Ken Robinson). Este estado se puede describir como:
  • Un nivel de concentración profunda en la actividad que se desarrolla.
  • La sensación es placentera y feliz.
  • Los resultados de las actividades son satisfactorios y cada vez mejores.
  • La sensación de logro mejora la autoestima.
  • El tiempo transcurre sin sentirlo.
  • Las preocupaciones se olvidan.
  • Los malestares físicos no se sienten o se reduce la sensación de dolor en su caso.
  • El estado anímico es de facilidad, amable y mejora las relaciones interpersonales, abierto a la relación social con menos ansiedad y más optimismo.
  • Si procuramos que por lo menos una de nuestras actividades diarias sirva a otras personas, como un servicio a otros, podemos manejar nuestra vida como una empresa, con estándares de calidad y servicio siempre mejorables, en donde obtengamos la satisfacción de éxito de estas actividades. Lo cual ayudará a mantener la autoestima alta y con un nivel de bienestar agradable producto de ellas.

Cómo lograrlo:

  1. Se requiere un mínimo de salud física y mental, cuando se presenta la enfermedad hay que atenderla y de ser crónica, en su caso mantenerla bajo control, es importante para no tener esa distracción, así como el mínimo de satisfactores materiales ya mencionados.
  2. Definir con base en un esfuerzo de autoconocimiento, en qué áreas tengo talentos innatos, escogiendo de la lista de clasificación de las inteligencias múltiples (según Howard Gardner), combinándolas con los recuerdos de eventos, acciones o situaciones que hayan sido placenteros en donde hayamos sentido que estábamos en nuestro Elemento.
  3. Meditar para practicar la atención sostenida y la concentración requerida para practicar una actividad por periodos prolongados sin que los diálogos internos del pensamiento o las emociones nos secuestren. Puedes aprender fácilmente cómo meditar.
  4. Ajustar hábitos que mejoren la salud de nuestro cerebro, saber lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer. El Dr. Daniel Amen define los principales hábitos que permitirán lograrlo.
  5. Ajustar programa diario de actividades para fomentar las que nos ponen en ese estado de flujo (en nuestro elemento) convirtiéndolos en los motivos que le den sentido a nuestra vida.
  6. Practicar las actividades seleccionadas y seguir aprendiendo sobre su historia, nuevos avances, procedimientos para ser más experto, vía libros, conferencias de internet o programas afines. Contactar grupos o asociaciones de personas que compartan los mismos intereses para seguir desarrollándote y mantenerte al día.
  7. Hacer del uso de nuestros talentos un plan de vida con sentido. Desarrollando la creatividad en esa área y ponerlas al servicio de otras personas, de ahí la importancia de las relaciones sociales. Algunas actividades de ocio son leer, dibujar, pintar al óleo o acuarela, meditar, trabajos de jardinería, aprender de internet sobre nuestras aficiones, aprender a tocar un instrumento musical o un nuevo idioma. Si podemos conjuntar nuestro placer que puede dar el trabajo con el placer del ocio viviremos una vida ocupados con motivación permanente.
  8. Procurar las relaciones humanas alrededor de estas actividades. Las relaciones humanas satisfactorias ayudan al bienestar general, en términos de salud física y mental, a mantener sano el cerebro en él área de memoria de corto y largo plazo.
  9. Las relaciones sociales, la actividad física y cognitiva está demostrado que contribuyen a tener una vejez sana sin senilidad.

A lo mejor la pregunta ya no es ahora: QUÉ me hace feliz, sino CÓMO me hago feliz en las actividades del trabajo diario y también hacerlo para las actividades que se realizan en los periodos de ocio. Esta respuesta será útil para la etapa de retiro natural de las actividades laborales en la madurez, en donde tendremos que decidir qué hacer con nuestro tiempo, a donde dedicar esfuerzos, en qué gastar el dinero, con quien convivir, etc.

Un ejemplo de lograr el estado de flujo o de alguien que está en su elemento es un neurocirujano, en una operación de cerebro que dura 12 horas seguidas, en donde se le pasó el tiempo sin sentirlo, sus preocupaciones desaparecen, su estado de ánimo es amable y de buen humor, el trabajo se ejecuta satisfactoriamente con sensación de logro que le aumenta la autoestima y le genera placer. Termina la operación felizmente y sale satisfecho a informarle los resultados de la operación a la esposa de paciente. Existe una generación de noradrenalina, al mantener la atención sostenida y de dopamina, que da la sensación de placer.

U otros muchos ejemplos como dedicarse a ver por un microscopio 8 horas seguidas, o detrás de un telescopio, o ejercitando el cuerpo con cada vez más intensidad preparándose para una competencia o solo por mantener la salud combatiendo el sedentarismo, o participando sin un salario en una actividad útil para nuestra comunidad o una asociación civil no lucrativa, etc. en todos estos casos estas personas están en su elemento o estado de flujo.

¿Por qué algunas personas no pueden lograr el estado de flujo?

A) Carencia grave de salud que no le permite concentrarse en otro tema.

B) Carencia grave de satisfactores mínimos materiales de alimentación, higiene, techo o vestido.

C) Mente dispersa, con incapacidad de concentrarse por periodos prolongados en un mismo tema, en este caso recomiendo practicar la meditación como entrenamiento.

D) No han descubierto sus capacidades innatas, para ello recomiendo ver este blog el post correspondiente sobre las inteligencias múltiples; para identificarlas. Todos nacemos con capacidades y talentos, lo importante es encontrar cuales son y explotarlas.

E) Demasiadas capacidades que hacen que no se decidan para explotar alguna en particular. Recomendación: seleccionarlas las más favorables analizando las restricciones actuales y futuras para desarrollarlas óptimamente.

D) Falta de motivación para hacer esfuerzos físicos y mentales, demasiada pereza y búsqueda de paz y tranquilidad excesiva, tal vez por el desconocimiento de que el estado de flujo es más placentero y satisfactorio para la autoestima, porque genera placer a nivel Neurológico que estar frente al televisor o siguiendo redes sociales como Facebook como principal actividad fomentando el sedentarismo, vagando mentalmente en la casa, en la calle o el trabajo y las actividades de ocio.

Anexos para consultar en este blog:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.