Categorías
Psicología Positiva

Inteligencia Emocional e Inteligencia Social

Comentarios sobre una conferencia de Dr. Daniel Goleman en oficinas de Google

Tiempo de lectura: 2:43 minutos.

Existe evidencia confirmada de que el coeficiente intelectual IQ es solo una parte de la ecuación que produce el éxito laboral social y financiero. Aprender desde pequeño a administrar nuestras emociones mejora la experiencia humana, desarrollando el optimismo, la empatía y la conciencia en uno mismo que son requeridos para el mantenimiento del éxito y son habilidades de las personas altamente efectivas, creativas y productivas.

  1. El éxito laboral no está determinado solamente por el IQ, si vas a contratar personal para llenar un puesto que quedó vacante selecciona en principio personal de la propia empresa y mide quién puede tener más éxito en las áreas de la inteligencia emocional y social. Esto te dará los mejores resultados.
  2. Las personas con inteligencia emocional se fijan metas altas, siempre arriba de los demás, normalmente se fijan su propio estándar, son capaces de comunicar, generar empatía y defender sus argumentos.
  3. Son capaces de tener la habilidad de la conexión conceptual producto del análisis de series, secuencias y conexión de problemas sociales.
  4. Capacidad de análisis se anticipan, desarticulan las diferentes partes de un problema para su análisis.
  5. Toman control de su propia vida.
  6. Creen en su propio juicio.

El cerebro está diseñado para la sobrevivencia, se mantiene con la constante pregunta: ¿hay algún problema?

En el llamado secuestro emocional, la amígdala toma el control, surgen altos niveles de ira o miedo, como niño otra vez. Afecta el proceso de aprendizaje, deforma la personalidad y afecta la memoria de trabajo, reduciendo la efectividad y la productividad de la persona afectada.

La decisión sabia depende de emociones ecuánimes, tranquilizadas. La habilidad de administrar las malas emociones es lo que se llama inteligencia emocional. Inhibir las emociones negativas de alta energía permite la concentración y el aprendizaje y la toma de decisiones óptimas.

El nivel óptimo de actuación de nuestro trabajo genera placer, el tiempo se va rápido, nos sentimos absortos, estaremos utilizando nuestras habilidades y preferencias de acuerdo con nuestras inteligencias insignia; en otras palabras, nos sentimos como diría Ken Robinson, como pez en el agua.

El cerebro social está sintonizado para conectar con los cerebros de otras personas. Esto es debido a las neuronas espejo que sienten al otro, ven que hacen los otros y calculan intensiones de los otros.

Los líderes y directivos conectan con la gente, ríen más, se comunican eficazmente en forma verbal y no verbal. Tienen un cerebro social desarrollado.

La habilidad social es aprendible debido a la neuroplasticidad del cerebro, que sigue aprendiendo, esta habilidad no se desgasta y con el uso mejoran los circuitos Neuronales relacionados.

Mi conclusión

Haber tenido la oportunidad de crear empresas exitosas e innovadoras que lograron mantenerse sin competencia por un buen periodo de años, creo que fue producto de la inteligencia emocional y social del grupo de trabajo que logré reclutar y mantener motivado para dar los rendimientos requeridos de satisfacción al cliente en las áreas de producto y servicio, aunque en esas fechas no sabía lo aquí descrito, recomiendo tomarlo en cuenta e implementarlo ya que le veo utilidad práctica en la empresa o institución en donde trabajemos.

A continuación, puedes ver la conferencia del Dr. Goleman (en inglés):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.