Categorías
Psicología Positiva

Pensar Rápido, Pensar Despacio: Notas Sobre el Libro

Notas sobre el libro de Daniel Kahneman, primer Psicólogo en ganar un premio Nobel de Economía

Tiempo de lectura: 6:06 minutos.

Aprender sobre juicios y decisiones, al igual que la medicina requieren de su propio lenguaje. Este libro pretende contribuir a analizar estas áreas, presenta la idea de dos sistemas, el sistema 1 (pensamiento rápido) y el sistema 2 (pensamiento lento) como otra forma de explicar el funcionamiento de la mente en la toma de decisiones.

El pensamiento lento es más sabio, reflexivo, lógico y tardado en actuar y entra cuando lo llama el pensamiento lento.

De acuerdo al Dr. Kanhneman, las principales características pensamiento rápido (sistema 1) son:

Es el sistema de vigilancia, activo todo el tiempo, pregunta constantemente ¿hay algún problema? ¿Debo cambiar y llamar al sistema 2? ¿Debo tomar alguna acción correctiva?

Opera rápida y automáticamente, ejecuta acciones de búsqueda, intuición, juicios y decisiones utilizando la experiencia pasada en situaciones similares en forma de piloto automático.

Con entrenamiento adecuado, produce respuestas especiales y genera intuiciones de previsión de situaciones en el dominio en que ha sido entrenado (ejemplo un jefe de bomberos que puede evitar y prever situaciones de especial peligro aunque no las haya experimentado en el pasado).

Crea una estructura coherente, activada desde la memoria asociativa.

Asocia una sensación de facilidad cognitiva a ilusiones de verdad. Es decir trata de entender y creer fácilmente, por el camino más corto.

Distingue lo sorprendente de lo normal.

Infiere e inventa causas e intenciones.

Ignora la ambigüedad y elimina la duda. Siempre trata de entender lo que sucede, a veces llenando con su juicio información faltante.

Se inclina siempre a creer y confirmar.

Exagera las características emocionales de las situaciones (efecto halo).

Se centra en evidencia existente e ignora evidencia ausente.

En general, hace evaluaciones básicas.

En ocasiones, substituye una pregunta difícil por una fácil, para encontrar una solución.

Responde más a pérdidas que a ganancias.

Se ve afectado por el efecto ancla o sea toma información de lo último que ha oído, leído o el precio base de una negociación para empezar a actuar.

Rechaza la creencia de que mucho de lo que vemos y no vemos en la vida es producto del azar .

Algunas teorías que se desprenden de los estudios del Dr. Kahneman

La Teoría de las perspectivas

A través de pruebas y estudios llega a la conclusión de que a las personas nos gusta ganar y nos disgusta perder, pero con un énfasis en donde aclara que nos disgusta mucho más perder, que ganar.

La evaluación de resultados financieros son comunes a muchos aspectos automáticos de la percepción, el juicio y la emoción y, la Evaluación Relativa se hace desde un punto de vista neutral, los resultados mejores a los puntos de referencia son ganancias y a los de abajo son pérdidas.

El Principio de disminución de la sensibilidad. Es aplicable a la dimensión sensorial así como a cambios en el patrimonio, es decir, tendemos de alguna forma a acostumbramos a ciertas situaciones. Una pérdida financiera muy grande es como una amenaza de muerte.

El Principio de la aversión a la pérdida, es importante considerarlo porque tiene el mayor impacto psicológico.

Existe también el modelo de decisión basados en emociones como el arrepentimiento y la desilusión, en donde el objetivo es reducir estas emociones.

La teoría de las perspectivas tuvo éxito porque se añade a la teoría de la utilidad sobre todo en el punto de referencia y aversión al riesgo .

Algunas otras conclusiones de sus diferentes pruebas de laboratorio mencionadas en el libro son:

La Intuición experta es aprender a reconocer regularidades en un dominio de conocimiento.

A las personas no les gusta pagar recargos.

La mejor manera de utilizar el ocio es utilizarlo en formas activas como el ejercicio y la vida social. O actividades asociadas al estado de flujo, utilizando las inteligencias insignia.

La disposición al bienestar es algo hereditario como la inteligencia.

No todos se preocupan por igual por el dinero.

Define que una persona razonable es aquella en la cual sus creencias concuerdan con la realidad y sus preferencias están en consonancia con sus intereses y valores. Irracional es una palabra fuerte que denota impulsividad, emocionalidad y tozuda resistencia al argumento razonable.

Una de sus conclusiones importantes es que los seres humanos necesitamos ayuda para aprender a tomar decisiones. Y el principal problema es la escasa capacidad de atención sostenida de las personas.

La adquisición de habilidades requiere un entorno regular con la posibilidad de ponerlo en practica y poder ejecutar lo aprendido con una retroalimentación rápida y inequívoca para que las acciones y los pensamientos sean los correctos. Un indicador de actuación adecuada es el manejo pronto y eficaz de grandes volúmenes de información sobre el tema aprendido.

Cualquiera que sea una organización es una fábrica de manufactura de juicios y decisiones y debe tener formas de asegurar la calidad de sus productos de decisión que incluyen: el enmarque adecuado del problema a resolver, la información relevante previa a la decisión, la reflexión y la revisión periódica para la toma de acciones correctivas necesarias después de la primera implementación.

En una conferencia publicada en Internet y con referencia a la toma de decisiones el Dr. Khaneman habla sobre los sesgos cognitivos que nos llevan a tomar malas decisiones siendo el principal “el sesgo del presente”, es decir, pensar solo en el presente y olvidar que hay un futuro que existirá forzosamente y que a lo mejor no estamos tomando las decisiones adecuadas en el presente.

Otro sesgo es el de la sobreconfianza o el sesgo de yo todo lo hago bien, o bien otro común, el sesgo de creer en las personas equivocadas o el sesgo de confirmación que hace que se ignore la verdad aún enfrente de nuestros ojos.

Todos estos sesgos que llevan a malas decisiones, son producto de la acción del pensamiento rápido y se ha comprobado que son muy difíciles de erradicar, por lo que solo conocer que existen nos invita a repensar las decisiones con más tiempo, adquiriendo más información y en calma, reduciendo así las malas consecuencias y el arrepentimiento.

Los sesgos cognitivos cuando interviene el dinero son recurrentes, hay demostración de que se repiten errores.

Ademas de los anteriores, finalmente existe otro sesgo cuando sentimos que ganamos, entonces ya no estamos dispuestos a arriesgar por temor a perder lo ganado, sin embargo cuando hemos perdido tendemos a arriesgamos más, a veces con consecuencias catastróficas.

La pregunta ahora es ¿cómo eliminar estos sesgos y mejorar la toma de decisiones? Esta pregunta ha creado la economía del comportamiento que estudia la forma en que hacemos y tomamos las decisiones. Su conclusión es que se puede diseñar la vida para reducir y, si es posible, eliminar errores. No seremos perfectos pero podemos mejorar.

Mi comentario final sobre este libro es lo que me deja del conocimiento del pensamiento rápido y lento, sus características y la importancia de ambos. El concepto de que toda organización es una fábrica de manufactura de decisiones y los atributos de calidad que menciona me gusto mucho y lo considero útil.

Con referencia a conocer la existencia de los sesgos erróneos que existen para la toma de decisiones; con solo enumerarlos creo que invitan a ser más reflexivos y cuidadosos en esta área para eliminar el arrepentimiento.

5 respuestas a «Pensar Rápido, Pensar Despacio: Notas Sobre el Libro»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.