Categorías
Tecnología e Innovación Uncategorized

Homo Sapiens Parte 3 de 15

Comentarios al libro de Yubal Harari

Tiempo de lectura: 7:00 minutos

Introducción

En esta parte Yubal nos hace el planteamiento de las tres partes del libro y los alcances de cada una de ellas.

Por favor ¿puede alguien pisar el freno?

La investigación científica y los desarrollos tecnológicos se mueven a una velocidad mucho más acelerada de lo que la mayoría de nosotros puede comprender. De forma tal que muy lejos puede significar no más de veinte años y nunca solo cincuenta. ¿Quién sabe que ocurra en los próximos veinticinco años? Esa es la razón por la cual cada vez más individuos, organizaciones y empresas se toman muy en serio la búsqueda de la inmortalidad.

La felicidad y los poderes divinos

Compañías de seguros, fondos de pensiones, sistemas de salud ya están aterrados por el salto en la esperanza de vida. Hoy algunos expertos tienen una idea muy generalizada y están familiarizados con un ámbito determinado ya sea esta la inteligencia artificial, la nanotecnología, los datos masivos o big data o la genética, nadie es experto en todos ellos. Por lo que nadie puede predecir cómo será la economía mundial dentro de tan solo diez años y nadie sabe a dónde nos dirigimos con tanta precipitación.

Puesto que ya nadie entiende el sistema ya nadie puede detenerlo. La Economía moderna requiere un crecimiento constante e indefinido para sobrevivir. Si el crecimiento llega a detenerse y no se asienta en un cómodo equilibrio; se caería a pedazos, esta es la razón por la que el capitalismo nos anima a la búsqueda de la felicidad y la divinidad. Una economía construida sobre el crecimiento perpetuo necesita proyectos interminables, exactamente como la búsqueda de la inmortalidad, la dicha y la divinidad.

Estas son las razones por las que es tan vital pensar en la nueva agenda de la humanidad. Precisamente porque tenemos poco margen de elección con respecto a el uso de nuevas tecnologías sería preferible que comprendiéramos que está sucediendo y decidamos que hacer con respecto a ellas antes de que ellas decidan sobre nosotros.

La paradoja del conocimiento

Es posible que la predicción de que en el siglo XXI es probable que la humanidad aspire a la inmortalidad, la ducha y la divinidad indigne o asuste a algunos personas, por lo que se hacen oportunas aclaraciones. Quienes viven en palacios siempre han tenido proyectos diferentes de los que viven en chozas y es improbable que esto cambie en el siglo XXI. ¿Qué utilidad tiene el conocimiento nuevo si no nos lleva a comportamientos nuevos? pero el conocimiento que cambia los comportamientos pierde rápidamente relevancia. En la actualidad el conocimiento aumenta a una velocidad vertiginosa, de crecimiento exponencial y teóricamente deberíamos entender el mundo cada vez mejor. Pero sucede exactamente lo contrario. Nuestro conocimiento recién adquirido conduce a cambios económicos, políticos y sociales más rápidos y en un intento por entender que esta sucediendo aceleramos la acumulación de saber y esto genera confusión.

En 2016 no tenemos idea de cómo será Europa en el 2050. No podemos decir que sistema político regirá, como estará estructurado su mundo laboral, ni siquiera qué tipo de cuerpo tendrán sus habitantes.

Todos y cada uno de nosotros hemos nacido en una realidad histórica determinada, regida por normas y valores concretos y gestionada por un sistema económico y político único. Damos esa realidad por sentada y pensamos que es natural, inevitable e inmutable. Olvidamos que nuestro mundo fue creado por una cadena accidental de acontecimientos y que la historia moldeó no sólo nuestra tecnología, nuestra política, nuestra sociedad sino también nuestros pensamientos, temores y sueños.

La fría mano del pasado surge de la tumba de nuestros antepasados, nos agarra del cuello y dirige la mirada hacia un único futuro. Hemos sentido ese agarrón desde que nacimos por lo que nos es difícil imaginar futuros alternativos.

Durante estos últimos 300 años el mundo ha estado dominado por el humanismo que sacraliza la vida, la felicidad y el poder del homo sapiens. El intento por conseguir la inmortalidad, la dicha y la divinidad, no hace más que llevar los antiguos ideales humanistas a su conclusión lógica. Sitúa abiertamente sobre la mesa lo que durante mucho tiempo hemos mantenido oculto bajo la servilleta.

Los capítulos siguientes discuten cómo el humanismo (oculto a la humanidad) ha conquistado al mundo. Pero el auge del humanismo contiene en si mismo la semilla de su caída. Mientras que el intento por mejorar a los humanos hasta convertirlos en dioses lleva al humanismo a su conclusión lógica, deja al descubierto simultáneamente los defectos inherentes. Si uno empieza con un ideal defectuoso a menudo aprecia sus defectos cuando el ideal está próximo a su realización.

El futuro que se describe en este capítulo es simplemente el futuro del pasado, es decir un futuro basado en ideas y esperanzas que han dominado al mundo por los últimos 300 años, el futuro real, es decir un futuro generalizado por nuevas ideas y esperanzas del siglo XXI podrá ser completamente diferente.

Para comprender todo esto debemos retroceder a investigar quién es realmente Homo Sapiens, ¿Como el humanismo se convirtió en la religión dominante en el mundo? y porque es probable que intentar cumplir el sueño humanista cause su desintegración. Analizar esto es el objetivo esencial de este libro

La primera parte considera las relaciones de Homo Sapiens con otros animales. Porque la relación entre los Sapiens y los animales es el mejor Modelo que tenemos para las futuras relaciones entre súper humanos y los humanos. Basada en las conclusiones de esta primera parte, la segunda parte del libro examina el extraño mundo de los Homo Sapiens que nos ha traído a la presente encrucijada. ¿Cómo llego a crecer el credo humanista según el cuál el universo gira alrededor de la humanidad y que los humanos son el origen de todo sentido y autoridad? ¿Cuáles son las implicaciones económicas, sociales y políticas de ese credo? ¿Cómo modela nuestra vida cotidiana, nuestro arte y nuestros deseos más secretos?

La tercera y última parte retorna al principio del siglo XXI. Sobre la comprensión mucho más profunda del humanismo y la humanidad, describe nuestro dilema actual y nuestros posibles futuros ¿Cómo la búsqueda de la inmortalidad, la felicidad y la divinidad pueden sacudir los cimientos de nuestra creencia en la humanidad? ¿Qué señales auguran ese cataclismo y como se refleja este en las decisiones cotidianas que cada uno de nosotros toma? Y si realmente el humanismo se haya en peligro ¿Qué podría ocupar su lugar?

Esta parte del libro no consiste en filosofar o una ociosa adivinación del futuro. Por el contrario escudriña nuestros teléfonos inteligentes, los forma en que nos relacionamos y el mercado laboral para encontrar pistas de lo que se avecina.

El humanismo a dominado por lo menos al mundo occidental por los últimos 300 años, que no es periodo muy extenso. Los faraones egipcios gobernaron por tres mil años y los Papas han dominado Europa por dos milenios. Si un egipcio de la época de Ramsés II se le hubiera dicho que un día los faraones desaparecerían se quedaría incrédulo preguntándose ¿Cómo vamos a vivir sin faraón? ¿Quién garantizará La Paz, el orden y la justicia? Si le hubiéramos dicha a personas de la Edad Media que al cabo de unos años Dios estaría muerto se habrían horrorizado. ¿Cómo vamos a vivir sin Dios? ¿Quién daría sentido a la vida y nos protegería del caos?. En retrospectiva muchos creen que la caída de los Faraones o la muerte de los Dioses fueron acontecimientos positivos. Quizá el hundimiento del humanismo también será beneficioso. Por lo general la gente teme a lo desconocido. Pero la única y mayor constante de la historia es que todo cambia.

Mi Conclusión

Los cambios vertiginosos en la tecnología y la ciencia en tantas ramas diversas y su potencial para ayudar realmente a alcanzar la inmortalidad y la felicidad podrán ser los motores del futuro crecimiento económico y la generación de nuevos empleos en el mercado laboral. La cultura humanista occidental podría verse afectada, espero que sea para bien ¿Qué caso tendría tanta ciencia y tecnología si no fuera para mejorar a la humanidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.