Mexico en el Precipicio Capitulo 4 Cadena de Errores.


        Mexico en el Precipicio. Capitulo 4. Cadena de Errores    

Tiempo de Lectura: 6 minutos.

Forzar el Sistema Nacional de Refinación a procesar más crudo pesado ha tenido varios efectos. Primero; Pemex pierde más dinero, segundo, no hay donde almacenar el combustoleo.     Puesto que ya no se puede vender combustoleo para transporte marítimo como se hacía antes, lo único que puede hacerse es enviarlo a la CFE para que lo use como combustible en la generación de electricidad.  Eso no obstante, eleva los costos de generación y contamina el ambiente, en especial cuando el combustoleo tiene demasiado azufre.     El impacto en Tampico y en CDMX (debido a Tula) es bastante notorio, pero el sufrimiento de la población por la contaminación del aire no parece importarle a nadie.

Desde 1992 se ha permitido la generación de electricidad por parte de privados. Pero el cambio no fue constitucional, solo a nivel de reglamento. El mercado eléctrico funcionó entonces de forma irregular por muchos años ___hasta que en 2013 se estableció un nuevo arreglo, mucho más moderno, que permitía a cualquier persona generar electricidad y venderla a la red. Controlada por la CFE, mediante un mecanismo de subasta administrado por un organismo independiente: el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace)___. Éste recibía las ofertas de las empresas y asignaba las cargas de acuerdo a el costo de cada una de ellas, comenzando por la ofertas más baratas. El sistema funcionó muy bien por varios años, permitiendo que las inversiones en electricidad crecieran de manera importante y que muchas de esas fueran en energías limpias.     Por ejemplo México logró los precios más bajos para las nuevas inversiones en energía solar y eólica a nivel mundial en 2017.

Esto ha permitido que las energías limpias ocupen cada vez un mayor espacio en la generación eléctrica, aunque México siga dependiendo de las hidroeléctricas. Es notorio como, con el nuevo gobierno desde 2018 ese crecimiento desaparece, y los flujos de inversión regresan a niveles de inicios del siglo XXI, cuando se trataba de una actividad irregular. La electricidad simplemente no alcanza, y     si se relentiza la inversión por uno o dos años, se sufre el riesgo de escasez; que se refleja en apagones y caídas de voltaje, un problema serio para los usuarios, sobre todo en la industria.

Ha existido una carrera continua entre el tamaño de la economía (ejemplificado por el Indicador Global de la Actividad Económica IGAE) y la electricidad. Es notorio el salto que tuvo lugar a partir de la reforma de 2014 y luego con las subastas de sol y viento, en donde la disponibilidad de energía eléctrica creció en forma acelerada.     Pero a partir de 2019 se presentó un freno al crecimiento de forma tal que estamos en riesgo de desabasto.  De forma anecdótica, en el Bajío ya no hay electricidad disponible para la instalación de nuevas empresas grandes.

Esta deficiencia en el crecimiento de la disponibilidad de electricidad es un fenómeno de la actual Administración. En los anteriores siempre había crecido la disponibilidad de energía eléctrica por encima de la economía en su conjunto. Actualmente aunque la economía se ha contraído, la oferta de electricidad lo ha hecho más rápido, de forma que a pesar de una larga recesión, el riesgo de desabasto es creciente.

La CFE mantuvo su generación eléctrica en alrededor de 172 millones de MWh entre 2010 y 2018 en la actual administración cayó a 157 millones de MWh y con la pandemia la llevó a 127 millones de MWh. Esa incapacidad de competir de la CFE la a llevado; de tener utilidades de 2015 a 2018 a pérdidas desde 2019 a 2023. Esas pérdidas son mayores debido a la decisión de Bartlett de devolver a los trabajadores las pensiones que tenían antes de la reforma, que son muy costosas para la empresa y muy elevadas, en comparación con un trabajador promedio del país. El incremento en el pasivo laboral debido a esta decisión fue de más de 120,000 millones de pesos, al pasar de 361,000 a 488,000 millones de pesos. Incrementando la desigualdad en esta dimensión social, ya que un trabajador de CFE se puede jubilar desde los 55 años y 25 de trabajo, con una pensión que es 14 veces mayor que la del promedio de los trabajadores privados.

        La Disputa Legal    

Manuel Bartlett por su desconocimiento del concepto empresarial, además del error en la negociación con el sindicato que resultará en pérdidas crecientes por las pensiones, ha cometido errores como el intento de cancelación de la construcción de gasoductos que se habían contratado en años anteriores y que se entregarían en 2019, pero que a Bartlett le parecieron caros y convencío al presidente de que así era y deberían renegociarse los contratos,     parece ser que esto se debía a la incapacidad de Bartlett para entender el concepto de valor presente, según Carlos Urzúa a la postre Secretario de Hacienda, y así fue; estaba en un error porqué los contratos renegociados terminaron costando mil millones de dólares adicionales.  Más importante aún al no tener idea del concepto de competencia empresarial está convencido que la CFE podría producir si no hubiese otras empresas, que es eso lo que lo detiene y no sus propios problemas. En consecuencia ha promovido con el presidente que le impida a los privados producir electricidad, desafortunadamente para él, la energía de la CFE es la más cara y por ello entra al final en las subastas. Por ejemplo en enero de 2022, según la memoria de cálculo de la Comisión Reguladora de Energía, el costo por MWh de CFE fué de 1,628 pesos, contra 1,012 de los Productores Independientes de Energías, 894 pesos del mercado mayorista (entre empresas) y 547 pesos por MWh de la energía limpia.

Es un misterio porque la propuesta de López Obrador de una reforma constitucional en el tema eléctrico se presento el 30 de septiembre de 2021, frente a la LXV Legislatura, en la que no tenía los votos suficientes para aprobarla y no antes del 30 de agosto, en la LXIV Legislatura en la que tenía 333 Diputados y 75 Senadores en su coalición. En cualquier forma la reforma fracasó. El presidente propuso que se revisará junto con las votaciones de su ejercicio de revocación de mandato, tal vez esperanzado que el respaldo que recibiría, le permitiría doblegar a los priistas y pasar la reforma eléctrica.     No fué así, sino al contrario. Asistieron al ejercicio de revocación de mandato solo 16 millones de personas. Aunque el 90% lo hizo para respaldar a López Obrador, en lugar de ser señal de fortaleza, resultó un signo claro de debilidad: eran apenas la mitad de los votos que lo llevaron a la presidencia tres años antes.

En cualquier caso, el domingo 17 no se logró la mayoría calificada para una reforma constitucional en materia eléctrica. En lugar de tener los 333 votos necesarios, los aliados del presidente solo lograron 275 votos. Siguió a eso una campaña muy agresiva promovida por Mario Delgado y Citlali Hernández, Presidente y Secretaria general de Morena, acusando de traición a la patria a los Diputados que habían votado en contra, generando un ambiente de polarización extrema.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.