Parte 8 El Salto de Rana de los Telefonos Moviles.


        Parte 8 El salto de Rana de los Teléfonos Móviles.    

Tiempo de Lectura: 12 min.

Yo dejé a Google y funde Sinovation Ventures, unos meses después que yo decidí salirme, Google salió del mercado continental. Esa movida de Google fue una gran decepción para nuestro equipo dados los años de trabajo que dedicamos para hacer que la compañía fuera competitiva en China. Pero también esa salida creó un lugar para starups Chinas, para crear un sitio completamente nuevo de productos para la más emocionante nueva tendencia en la tecnología:     el internet móvil.

Después del debut el iPhone 7 el mundo de la tecnología empezó lentamente a adaptar sitios web y servicios para accesar vía teléfonos inteligentes. En su forma más sencilla esto significaba construir una versión de tu propio sitio web que trabajaba bien cuando era transportado de una pantalla de computadora, hacia un pequeño smartphone. También significaba construir nuevas herramientas, una aplicación para almacenar, otra para editar fotos, un software antivirus, etc.     Con Google dejando China el mercado para los aplicaciones basadas en Android en ese espacio ahora estaba completamente abierto. Las primeras empresas de Sinovation buscaban llenar esos espacios.

En el proceso yo quería explorar un nuevo y excitante camino para interactuar con internet, un espacio en dónde Silicon Valley no hubiera definido un paradigma dominante.

Durante la época de los imitaciones la pequeña porción de la población que accesaba a internet lo hacía de la misma que los Americanos con una computadora de escritorio o una Laptop. El comportamiento de los usuarios Chinos diferían significativamente de Los Americanos pero las herramientas eran las mismas. Las computadoras todavía eran muy caras para la mayoría de las personas en China y para el 2010 solo un tercio de la población China tenía acceso a internet.     Así que cuando los smartphones baratos llegaron al mercado oleadas de ciudadanos ordinarios dieron el salto de rana sobre las computadoras enteramente y entraron en línea por primera vez via sus teléfonos inteligentes.

Simple como suena esa transición tenía profundas implicaciones para la forma que tomaría ese internet Chino. Los usuarios telefónicos no solo actuaban diferente en sus computadoras de escritorio, ellos también querían cosas diferentes.     El internet no era una colección digital de información abstracta que accesabas desde una localización seleccionada, más bien el internet era una herramienta que tú traías contigo cuando te movías entre ciudades y te ayudaría a resolver problemas locales que correrías cuando necesitabas poder comprar, viajar o solo ir a través de la ciudad. Las startups necesitaban construir sus productos de acuerdo a esas necesidades.

Esto abrió la oportunidad real para las startops Chinas respaldados con capital de riesgo, para comprar un nuevo terreno para fomentar a la innovación del estilo Chino.

    En Sinovation nuestra primera ronda de inversión fue para incubar nueve compañías, algunas que fueron adquiridas eventualmente o controladas por Baidu, Alibaba o Tencent.  Esas tres gigantes de internet colectivamente conocidos como BAT usaron nuestras startups para acelerar su transición hacia compañías de internet. Éstos startups adquiridos formaron un sólido cimiento para sus esfuerzos móviles. Sería un proyecto casero secreto, el primero en aprovechar el potencial de lo que yo le llamo el universo alterno del internet de China.

        WeChat Humilde Principio, Enormes Ambiciones    

Difícilmente cualquiera notó cuando la más poderosa aplicación apareció en escena. En enero de 2011 a la nueva aplicación de red de mensajes recibieron solamente una mención en la prensa en inglés en el sitio de Nextweb. Tencent poseía las dos redes sociales dominantes en China su QR mensajera espontánea y Q2 la red social. Cada una con millones de usuarios, para los analistas Americanos estas eran mediocres imitadores de productos Americanos. La compañía dedicada a los teléfonos inteligentes no tenía un nombre en inglés mencionandose únicamente con el nombre Chino Weixin o micro mensaje.

La aplicación permitía enviar fotos y cortos mensajes de voz junto a los mensajes escritos, lo último era el mayor beneficio, dado lo engorroso que era introducir caracteres Chinos en un teléfono en ese momento. Wechat estaba específicamente diseñado para teléfonos celulares. Tencent apostaba ser una disrupción de su propio producto con una mejor construcción para móviles. Fue una estrategia arriesgada para un gigante establecido, pero una que pago a lo grande.

        La limpia funcionalidad despegó y mientras Wechat ganaba usuarios también había subido más funciones en todo un año, había tocado a 100 millones de usuarios registrados y para su segundo aniversario en enero de 2013 ese número ya era de 300 millones en el camino había adherido llamadas de voz, video y video conferencias, funciones que parecen obvias ahora pero que el competidor global de Wechat WhatsApp espero hasta 2016 para incorporarlo.    

Los primeros ajustes pioneros a Wechat y su optimización fueron solo al principio, rápidamente fue primera en innovaciones de aplicaciones dentro de un modelo que cambió la forma en que los medios de comunicación y los anunciantes usaban las plataformas sociales. Estás fueron las cuentas oficiales Wechat, suscripciones basadas en contenido de un tercero que vivía en la aplicación y algunas veces fue comprado por las páginas de Facebook para las compañías de medios. Pero en vez de la plataforma minimalista de Facebook para postear contenidos, las cuentas oficiales ofrecían mucho de la funcionalidad de una aplicación única sin la molestia de conectar una.     Estás cuentas rápidamente se convirtieron dominantes en el espacio de los medios, de tal forma que compañías de medios y de consumo simplemente dejaron de construir sus propias aplicaciones escogiendo entonces vivir enteramente en el mundo de la aplicación de WeChat.

En un lapso de dos años la operación the Wechat pasó de estar sin nombre para convertirse en una poderosa central de mensajería, medios, mercadotecnia y juegos pero Tencent quería todavía más. Ya monopolizaba la vida digital de los usuarios pero quería extender su funcionalidad más allá de los teléfonos inteligentes.

    Dentro de los primeros cinco años Tencent laboriosamente construyó Wechat en la primera súper aplicación a nivel mundial. Se convirtió en el control remoto para la vida qué no solo dominaba el mundo digital pero le permitía pagar en restaurantes, contratar taxis, desbloquear bicicletas compartidas, administrar inventarios, programar citas con doctores y llevar las prescripciones médicas a tu casa.  Está funcionalidad gigantesca borró las líneas divisorias entre nuestro mundo en línea y el mundo fuera de línea. Ambos entes que pudiera hacerlo, Wechat se metió a los monederos de los usuarios y eso significo tomar la parte superior del comercio digital.

        El Pearl Harbor de los Pagos Móviles    

El ataque vino del la más festiva noche del calendario Chino, el año nuevo de 2014 y el arma inspirada para la ocación. La tradición China de regalar sobres color rojo en el año nuevo, que eran pequeños y decorativos paquetes rojos con dinero en efectivo adentro.     Este efectivo es el equivalente a un regalo de Navidad algo que usualmente le dan los parientes adultos a los niños y los jefes a sus empleados.

La innovación de Tencent fue tan simple y tan divertida para los usuarios que enmascaraba la toma del poderoso     Tencent que dio la oportunidad a sus usuarios de enviar sobres rojos digitales conteniendo dinero real a sus amigos en Wechat cerca o lejos. Una vez que los usuarios vincularon sus cuentas bancarias a Wechat ellos podían enviar sobres con cierta cantidad de dinero a una persona o a un grupo de chat y permitirles a sus amigos ver quién podría abrir el sobre primero y obtener el dinero. Ese dinero vivía dentro del monedero de Wechat, una nueva subdivisión de la aplicación.  Ese dinero podría ser usado para compras, transferirlo a otros amigos o adicionarlos a las cuentas bancarias propias sí querían vincularlos digitalmente con WeChat.

Fue una aplicación perfecta de una antigua tradición China, una que adicionó un elemento de juego hacia el proceso. Los usuarios de WeChat adoraron los sobres enviando 16 millones de paquetes en el primer año nuevo y en el proceso vincularon a 5 millones de nuevas cuentas bancarias al monedero de Wechat.

Jack Ma estaba menos contento y le llamó a la movida de Tencent un ataque Pearl Harbor sobre el dominio de Alíbaba del comercio digital Alipay de Alíbaba había sido pionero en los pagos digitales para usuarios Chinos desde 2004 y luego adaptados el producto a los teléfonos inteligentes. Pero de la noche a la mañana Wechat ya había tomado todo el momento de los nuevos pagos móviles empujando a millones de nuevos usuarios a vincular sus cuentas de banco a lo que ya era la más poderosa red social de China.

Los cuatro años siguientes al Pearl harbor vio muchas de las caídas de su lugar del universo alternativo chino. La competencia de gladiadores entre los startups imitadores había entrenado a una generación de inteligentes empresarios de internet.     Los usuarios de teléfonos inteligentes se habían más que duplicado entre 2009 y 2013 de 233 millones hacia casi 500 millones,  los fondos iniciales estaban fomentando una nueva generación de empresas nuevas que estaban construyendo aplicaciones innovadoras móviles para ese mercado y     Wechat demostró el poder de la súper aplicación instalada en casi cualquier teléfono, un partal “todo en uno” para el ecosistema móvil Chino.

Cuando Tencent permitió la invasión de sobres rojos atrajeron a millones de Chinos para vincular sus cuentas bancarias a Wechat, puso en su lugar la última pieza del rompecabezas de la revolución del consumo: la habilidad de pagar por cualquier cosa con tu teléfono. En los años siguientes Alíbaba, Tencent y miles de empresas nuevas competían para usar esas herramientas en cualquier rincón de la vida urbana China incluyendo entregas de comida, pagos de electricidad, registro para transmisiónes de celebridades, manicure por demanda, bicicletas compartidas, boletos de tren, taquillas de cine, multas de tránsito, un mundo en línea y fuera de línea Chino empezó a fundirse en una forma no vista en ningún otro lugar del mundo.     Ellos estaban modificando el paisaje urbano y el más rico mundo de datos reales.

Construir un universo alterno que alcanzar a todos los rincones de la economía China no pudo ser hecho sin el más importante actor: el gobierno Chino. El impulso original de Guo Hong con la avenida de los empresarios en Zhongguancum usando sus herramientas a su disposición había dado resultados, era un momento crucial que no estaba destinado a ser secuestrado en ese rincón de Beijing. Ahora el enfoque de Go era el ir a nivel nacional.

        Innovacion para las masas    

En septiembre 10 de 2014 subió al escenario el premier Li Kegian en el foro económico de Davos en la ciudad costera de Tianjin. En dónde hablo del rol crucial de la tecnológia que jugaba en la generación de innovación generando crecimiento y modernizando a la economía.     Pero la nota durante el discurso que Li repitió una frase que era nueva en el léxico político de China “Emprendimiento Masivo e Innovación Masiva”.  Y concluyó deseándole a los presentes al foro éxito y buena salud.

Para los observadores foráneos fué un evento completamente ineficaz y no hubo casi cobertura de prensa occidental, esas palabras actuaron como señales durante los debates internos del gobierno chino pero no se tradujeron necesariamente en cambios inmediatos en el mundo real.

Esta vez fue diferente el discurso de Li Kegian encendió la flama de lo que se convirtió en un incendio abrasador en la industria tecnológica de China, empujando la actividad en la innovación y en el espacio de las nuevas empresas tecnológicas para alcanzar nuevas alturas.     Esa nueva frase “empresarismo masivo e innovación masiva” se convirtió en el eslogan para un movimiento gubernamental para fomentar y empujar el ecosistema de nuevas empresas a probar y apoyar a la innovación tecnológica.

        El proactivo enfoque de Guo Hong hacia la innovación estaba de repente, escalando a la segunda más grande economía y la turbo cargaría para crear el único contrapeso verdadero de Silicon Valley.    

La campaña de innovación masiva de China cambió el espíritu cultural. Le dió a los innovadores el dinero y el espacio que ellos necesitaban para trabajar su magia y le permitió a los familiares finalmente parar de solicitar persistentemente en tomar un trabajo en el banco local de propiedad gubernamental.

Nueve meses después de la conferencia de Li     el Consejo Estatal de China, equivalente al Gabinete el Presidente de Estados Unidos, emitió un decreto para apoyar la innovación más allá del emprendimiento. Llamaron para la creación de miles de incubadores tecnológicos, zonas de emprendimiento y fondos respaldados por el gobierno para atraer aún mayores fondos de capital privado. El plan del Consejo Estatal promovió políticas preferenciales de impuestos y la racionalización de los permisos del gobierno para arrancar negocios.

El gobierno central Chino delineo las metas, pero la implementación la dejó en manos de los miles de líderes municipales y oficiales locales dispersos alrededor del país. La promoción de funcionarios locales en la burocracia está basada en evaluaciones de rendimiento conducidas por miembros elevados dentro del departamento de recursos humanos dentro del Partido Comunista.

Así que cuando el gobierno central fija una meta Clara surge una métrica en dónde los oficiales de menor Rango pueden demostrar sus competencias y en todos lados se lanzan ellos mismos para alcanzar la meta y demostrar que son capaces ellos mismos.

        Siguiendo la directiva del Concejo Estatal, las ciudades de la China rápidamente copiaron la visión de Guo Hong y lanzaron su versión de la Avenida de los Empresarios. Ellos usaron descuentos en impuestos y rebajas en rentas para atraer nuevas empresas de startups, crearon oficinas gubernamentales de ventana única para rápidamente registrar sus empresa, el flujo de subsidios creo 6,600 nuevas incubadoras alrededor de la nación cuadruplicando el total.    

De repente era más fácil que nunca para los empresarios obtener espacio laboral de calidad y lo podrían obtener con descuentos que les dejaron su dinero para construir sus negocios.

    Durante la época de la innovación en masa el uso de fondos gubernamentales explotó casi cuadruplicandoce de 7 billones en 2013 a 27 billones en 2015.  De repente parecía que cualquier joven inteligente con alguna experiencia técnica, con una idea novedosa, podía lanzar un plan de negocios y encontrar financiamiento para hacer despegar a su negocio.

En la mente de los jugadores con poder en Silicon Valley lo mejor cosa que podía hacer el gobierno Federal es dejarlos solos. En el corto plazo parecía la situación correcta.     El gobierno Chino deseaba instrumentar un cambio fundamental en la economía China de crecimiento guiado por la manufactura en la economía china hacia el crecimiento guiado por la innovación. Y lo querían hacer con mucha prisa.

El liderazgo del partido no tenía la paciencia para esperar. Querían usar el dinero del gobierno para forzar una rápida transformación, una que pudiera pagar dividendos a través de una transmisión temprana hacia un crecimiento de alta calidad. El proceso de fuerza bruta fue frecuentemente ineficiente localmente, incubadores que no se usaron o avenidas de la innovación que nunca despegaron pero a escala nacional el impacto fue tremendo.

        Comentarios, ideas que quiero destacar.    

La salida de Google de China creo un lugar para startups Chinos para crear sitios completamente nuevos de productos para la más emocionante nueva tendencia en la tecnología: el internet móvil.

Con la llegada de los smartphones baratos Android al mercado en China los ciudadanos ordinarios hicieron su salto de rana sobre las computadoras enteramente y entraron en línea por primera vez con sus telefonos.

Wechat tuvo un humilde principio con enormes ambiciones. Inicialmente Wechat solamente contaba con aplicaciones para enviar fotos, cortos mensajes de voz, junto a mensajes escritos.     Wechat estaba específicamente creado para teléfonos celulares con una construcción ideal para móviles. Mientras ganaba usuarios tambien asumió más funciones. En un año había tocado 100 millones de usuarios registrados y para su segundo aniversario en enero de 2013, el número ya era de 300 millones en el camino habia adherido llamadas de voz y video y videoconferencias tres años antes que whatsapp.  WeChat Se convirtió en el “control remoto para la vida” que no solo dominaba el mundo digital también permitía pagar en restaurantes, contratar taxis, desbloquear bicicletas compartidas, administrar inversiones, programar citas con doctores y llevar las prescripciones médicas a tu casa.     Se metió en los monederos de los usuarios y eso le permitió tomar la parte superior de el comercio digital.

Los sobres rojos. La tradición China de regalar sobres color rojo en el año nuevo con dinero en efectivo a los niños o a los empleados por parte de sus jefes le permitió a Wechat meterse para hacer los regalos le permitieron de la noche a la mañana a Wechat meterse a los nuevos pagos móviles y vincular cuentas de banco a lo que ya era la más poderosa red social de China. Convirtiéndose en un portal de “todo en uno” para el ecosistema móvil Chino.     Habiendo puesto la última pieza de rompecabezas de la revolución del consumo: la habilidad de pagar por cualquier cosa con tu teléfono. Para usar esas herramientas en cualquier rincón de la vida urbana China; incluyendo entregas de comida, pagos de electricidad, manicure por demanda, bicicletas compartidas boletos de tren taquillas de cine y multas de tránsito convirtiéndose en una forma no vista en ningún otro lugar del mundo.  Ellos estaban modificando el paisaje urbano y el más rico mundo de datos reales.

        Entre 2009 y 2013 los usuarios de teléfonos inteligentes se habían más que duplicado en China de 233 millones hacia casi 500 millones.    

En 2014 la aparición en el léxico chino de la frase Emprendimiento Masivo e Inovación Masiva, empujó la actividad en la inversión en el espacio de los nuevos empresas tecnológicas para alcanzar nuevas alturas se convirtió en el eslogan para un movimiento gubernamental para fomentar y empujar un ecosistema de nuevas empresas y apoyar a la innovación tecnológica para crear el único contrapeso verdadero de Silicon Valley.

La intervención del gobierno Chino con la campana de Emprendimiento e innovación Masiva permitió la creación de miles de incubadores tecnológicos, zonas de emprendimiento y fondos respaldados por el gobierno para atraer aún mayores fondos de capital privado siguiendo la directiva del consejo estatal. Las ciudades de toda china rápidamente copiaron la visión de Guo Hong y lanzaron su versión de la avenida de los empresarios. El gobierno Chino deseaba instrumentar un cambio fundamental en la economía en China del crecimiento guiado por la manufactura hacia el crecimiento de la economía guiada por la innovación y lo lograron hacer a gran velocidad y con un éxito sin precedente en la historia del emprendimiento a nivel mundial.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.