Categorías
Tecnología e Innovación

Felicidades, ahora seran animales hackeables

Del Discurso de Yubal Noha Harari a la Generacion del 2020

Tiempo de Lectura 5 minutos.

Introduccion

Usualmente este tipo de discursos se aprovechan para dar consejos a los graduados, y dijo Yubal Noah, pienso que ya han recibido suficiente información de parte de sus maestros. Entonces yo me concretare a pedir su ayuda para lidiar con un reto sin precedente para la humanidad.

La cosa más importante por conocer de este siglo XXI es que los humanos se convertirsn en seres hackeables (1), probablemente han escuchado que tu teléfono puede ser hackeado, tu computadora o tu cuenta de banco. Pero el verdadero cambio en las reglas del juego es que próximamente algunas corporaciones y gobiernos podrán hackear tu cuerpo y tu cerebro.

A través de la historia el alma humana fue una caja negra inpenetrable, los padres conocían bien a sus hijos y los seres queridos podrían algunas veces mirar los corazones de uno al otro pero el conocimiento obtenido por sacerdotes, comerciantes y tiranos siempre se mantuvo en secreto.

Alejandro Solzhenitsyn describió una de las conferencias de Stalin en donde el auditorio aplaudía entusiasmadamente después del discurso, después de algunos minutos de aplausos, todos empezaron a ponerse nerviosos, ya estaban cansados de aplaudir pero nadie quería ser el primero en suspender el aplauso. Haciendo creer al tirano que todavia tenían entusiasmo, en sus rostros mirándose unos a los otros con débil esperanza. Los gerentes y los manipuladores del partido siguieron aplaudiendo hasta que sus manos les dolían y sus cabezas observaban: 3 minutos, 5 minutos y 10 minutos de aplausos.

Después de 11 minutos el Director de una fábrica de papel tomó su vida en sus manos, paró de aplaudir y se sentó en su lugar.

Inmediatamente todos los demás pararon del aplaudir y se sentaron también. Esa misma noche la policía secreta arrestó al Director de la fábrica de papel y lo mandaron a un campo de prisioneros de la unión sovietica en Siberia (un gulag) por 10 años. Stalin podía forzar a la gente a reír y aplaudir pero no podía saber lo que realmente sentían.

Los Stalins del siglo XXI (y ya hoy hay bastantes candidatos para estos trabajos) sabrán mucho más.

Ustedes están llegando a una era, en el preciso momento cuando la biología se está fusionando con las ciencias computacionales, cuando la epidemiología se familiariza con el teléfono celular y cuando el coronavirus se mezcla con el Zoom, que es la aplicación para videoconferencias grupales.

Para entender qué está pasando dentro de ti, un sistema externo necesita saber mucho de biología, acumular mucha información acerca de ti y tener suficiente potencia computacional para procesar todos esos datos.

Hasta ahora ni la KGB rusa ni el FBI americano, podrían hacerlo, pero pronto algunos gobiernos y corporaciones conocerán suficiente biología y acumularán suficientes datos combinándolos con suficiente poder computacional para sistemáticamente hackear a todos.

Todo tu comportamiento en la red de internet, las redes sociales, dejan un rastro electrónico, tus expresiones, tus likes y el tipo de información que consultas así como tus expresiones en Facebook y Twitter son un principio.

En el futuro cercano existirán toda una serie de dispositivos para optimizar al cuerpo humano como potenciadores visuales, chips y tableros electrónicos para regular el corazón, brazos biónicos manipulados con el internet de las cosas, reguladores de emociones, pechos humanos con ranuras para insertar tarjetas con diversas funcionalidades biológicas, además de toda la tecnología para incrementar la longevidad sana hasta los 125 años de edad. Todo eso dejará un rastro digital computacional.

En años recientes gobiernos y corporaciones (como Google, Microsoft, Amazon, Facebook, Baidu y Tencen) han desarrollado tecnologías de vigilancia, que les permiten saber que estás leyendo ésto ahora mismo y pueden aprender algo acerca de tus posturas políticas, tus gustos artísticos y aún sobre tu personalidad, es decir el conjunto o patrón de sentimientos, emociones y pensamientos ligados a tu comportamiento y hábitos de conducta que cada individuo tiene y que persiste a lo largo del tiempo frente a diferentes situaciones.

Estamos a punto de entrar en una era de vigilancia biométrica, sobre lo qué va debajo de la piel y dentro del cuerpo, ésta vigilancia biométrica le permitirá a los gobiernos y corporaciones no sólo saber que estás escuchando o leyendo sino también lo que realmente sientes mientras escuchas. Tienes miedo? Enojo? Duda?

Imagínate 10 años más adelante, tu jefe narcisista orgullosamente te presenta su nuevo plan de negocios y todos los empleados sonríen y aplauden en signo de aprobación, mientras que el brazalete biométrico de tu muñeca le dice a tu jefe; lo que realmente piensas que es el plan de negocios más idiota que has visto.

O a lo mejor estás sentado en una institución bancaria asegurandole a su computadora que no tendrás problema en repagar la hipoteca que solicitas, pero los sensores biométricos de la computadora buscan en tu corazón y reconocen que estarás bastante lejos de cumplir.

        Esta tecnología cambiaría todo, No sólo con los dictadores brutales sino también en las democracias.    

Seguramente te han dicho muchas veces que el votante sabe lo que quiere, que el cliente siempre tiene la razón y que la belleza está en los ojos del espectador. Y que seguir los mandatos de tu corazón y pensar por ti mismo, los cuales son los fundamentos básicos de las democracias liberales, todo esto ahora está en duda.

Una vez que el sistema externo pueda hackear a los humanos y conocer sus más profundos miedos y deseos, podrá convencer a los votantes y clientes que compren cualquier cosa; un producto, un partido político o un politico.

Y si sigues a tu corazón se cuidadoso, porque podría haber algo que lo observa 24 horas al día y lo conoce mejor. Tu corazón puede ser un doble agente.

Cómo vivir en un lugar en donde las personas pueden ser hackeadas? cómo proteger la democracia, la libertad y el verdadero significado de la vida humana? cuando un algoritmo computacional pueda conocernos mejor que nuestra madre o nuestros seres queridos?

Este es el más complicado reto que su generación enfrenta. Tus antecesores ya ancianos, te han proporcionado el conocimiento y los valores necesarios para solucionar este problema, pero ellos no lo pueden solucionar por ti, porque ellos no saben cómo.  Ustedes generación del 2020 tendrán que hacerlo por ustedes mismos y por toda la humanidad.

            Nota(1): Hackear, acceder ilegalmente a sistemas informáticos y manipularlos, realizados por expertos en una rama de informática y a través de internet, con posibilidades de hacer alteraciones al sistema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.