Categorías
Tecnología e Innovación

Capitulo 5 de la economía de la Rosquilla

Desde creer que el crecimiento lo nivelara todo hasta la Redistribución de la riqueza por diseño. Parte 5 de 7

Comentarios al libro de Kate Roswarth

   Tiempo de Lectura: 5 minutos.

        Introducción    

Si has llegado hasta aquí sabrás que aún hoy en día hay billones de personas que carecen de los medios básicos para vivir.     Si queremos prosperar dentro de los límites de la Rosquilla, todo humano debe vivir con seguridad, dignidad, oportunidad y en comunidad.

El enriquecimiento generado por el control de la riqueza de la tierra, la empresa, la tecnología y el conocimiento es necesario que se conviertan en una economía con riquezas más distributivas, dejando de lado el pensamiento tradicional de distribución de la renta obtenida.

En el trabajo de Thomas Piketty “Legión de Honor Francés 2020” ha demostrado que la riqueza se concentra en muy pocas manos y cuando los rendimientos o intereses del capital crecen más rápido que la propia economía la desigualdad de hecho tiende a aumentar y a pesar de ello, muchos políticos todavía creen que la desigualdad es consustancial, natural o propia del crecimiento económico.

    La desigualdad ha tenido unos efectos drásticos desde el inicio del período neoliberal en materia social, política, ecológica y económica sobre la población,  cuando Richard y Wilkinson estudiaron los países de renta más baja y más desiguales observaron que tenían mayores tasas de embarazo adolescente, más enfermedades mentales, más consumo de drogas, sobrepeso, abandono escolar temprano, menor esperanza de vida y esto aún siempre peor y más grave para las mujeres.

Por otro lado cuando el poder económico se concentra en pocas manos crea un mercado de influencia política, como en Estados Unidos;     en donde los millonarios gastan fortunas persiguiendo sus propios intereses partidistas, a menudo a espaldas de la opinión pública.  También la desigualdad económica va acompañada de mas degradación ecológica y con políticas medioambientales más débiles, amenaza la biodiversidad del paisaje y según un estudio del Fondo Monetario Internacional la desigualdad frena el crecimiento del producto interno bruto.

        Por lo tanto la autora propone diseñar una economía “ReDistributiva por Diseño”. De modo que aporte el mayor valor desde los materiales, hasta la energía y desde el conocimiento, hasta la renta; de una forma más igualitaria.    

Fomentar una economía más proporcional y variada, evitando la concentración de empresas en un mismo sector y con grandes y poderosos intereses, propone fortalecer la robustez, restaurar y revitalizar el sistema de empresas de pequeña escala y centrar el desarrollo económico en desarrollar el capital humano de la comunidad y de la pequeña empresa, puesto que la vitalidad a largo plazo y a todos los niveles, depende de ello.

Kate Rotworth propone para los economistas y los líderes políticos de siglo XXI diseñar el sistema con un flujo distributivo integrado desde el primer movimiento en la propia estructura de las interacciones económicas.     El diseño redistributivo debe transformar la dinámica de la propiedad de la tierra, la creación de dinero, la empresa, la tecnología y el conocimiento mediante la interacción del mercado, la gestión de los bienes comunes y el estado.

Las familias y las sociedades se sustentan del uso de la Tierra y los derechos de su propiedad, son una garantía para el futuro. Un problema surge cuando hay escasez de tierra y el precio de la tierra sube y se consiguen unos alquileres cada vez mayores para sus respectivos propietarios para lo cual se propone una mayor tasación aumentando los ingresos públicos.

    El ecosistema financiero puede favorecer una economía más igualitaria haciendo hincapié en un nuevo diseño del dinero e instrumentos financieros en donde pueda intervenir tanto el Estado como el mercado. La tecnología se está empleando por las empresas para reducir el número de trabajadores, por lo que se tendría que hacer propuestas innovadoras por parte de los administradores de bienes comunes, con la ayuda del Estado; para garantizar que la riqueza generada por los robots no sea una desventaja para distribuir la riqueza en forma generalizada.

Por último la autora propone el papel del Estado para promover políticas públicas que aumenten su potencial en 5 maneras posibles:

    1.- En primer lugar mediante el fomento del emprendimiento social, la resolución de problemas y ayudando en universidades y escuelas por todo la comunidad a difundir el conocimiento.

2.- Asegurando que la investigación financiera pública sea accesible para los autores del conocimiento.

3.- Para que predominen los comunes del conocimiento, el Estado tendrá que     reducir el excesivo alcance de los derechos de propiedad intelectual corporativa.

    4.- Financiar públicamente los espacios comunitarios donde los innovadores se reúnan y experimentan  con impresoras 3D y con técnicas para la producción de hardware.

    5.- Interconectar a las organizaciones cívicas, a las sociedades cooperativas y los grupos estudiantiles  para que constituyan el potencial para la innovación e intenten difundirlas.

        Conclusiones    

Si queremos prosperar dentro de los límites de la rosquilla todo humano debe vivir con la seguridad física, seguridad económica, dignidad, oportunidad y en comunidad y que la riqueza generada por los medios, se convierta en una economía con     riqueza distribuida.  Actualmente le riqueza está en pocas manos y eso genera problemas potenciales como los que se mencionan, la desigualdad tiende a aumentar con efectos drásticos en materia social, política, ecológica y económica sobre la población; con tendencia a la pauperización de la misma y sobretodo con menor esperanza de vida.

La misma concentración de recursos y la falta de políticas ambientales adecuadas     ha estado empujando hacia el cambio climático  como el que ya se vive actualmente por ejemplo en los Estados Unidos con los incendios forestales salvajes en el oeste y una mayor intensidad y cantidad de huracanes en el este.

La autora propone una     “Economía ReDistributiva por Diseño” de forma que reporte una mayor distribución igualitaria de los recursos materiales, monetarios, y hasta del conocimiento  y el Estado y el ecosistema financiero pueden favorecer una economía más igualitaria haciendo hincapié en un nuevo diseño del dinero y los instrumentos financieros regulados por el el Estado.

    Y finalmente en este capítulo propone que el estado promueva políticas públicas que:  a) fomenten el emprendimiento social b) proporcione información accesible para los autores del conocimiento c) reduzca los alcances de la propiedad intelectual corporativa y d) financiar espacios comunitarios para el fomento de la innovación.

Implementando estas propuestas las familias y las personas en particular, se moverán dentro del ámbito de la economía de la rosquilla, con menos desigualdad y con viabilidad medioambiental en el largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.