Categorías
Uncategorized

Lección 4.16 Justicia Nuestro sentido de justicia podría estar anticuado

Comentarios al libro 21 lecciones para el siglo XXI de Yubal Noah Harai

Parte 11 de 14

tiempo de lectura 6 minutos

Pensemos en la Justicia en un mundo Global del siglo XXI.

    

        Introducción    

Como todos los demás sentidos, el de la justicia también tiene antiguas raíces evolutivas. La moral humana se formó a lo largo de millones de años de evolución adaptándose para tratar con los dilemas sociales y éticos que surgieron de la vida de las pequeñas bandas de cazadores recolectores. A primera vista las cosas no han cambiado mucho desde que abandonamos la sabana africana para ir a la jungla urbana. Podría pensarse que de las cuestiones que enfrentamos en la actualidad (la guerra civil en Siria, la desigualdad y el calentamiento global) no son más que las mismos de siempre pero a gran escala, sin embargo esto es una ilusión, el tamaño importa y desde el punto de vista de la justicia como desde otros puntos de vista hoy no estamos en absoluto adaptados al mundo en que vivimos.

    El problema no es de valores ya sean laicos o religiosos los ciudadanos del siglo XXI tienen muchísimos valores. El problema reside en implementar dichos valores en un mundo global complejo.  El sentido de la justicia de los recolectores estaba estructurado para enfrentarse a dilemas relacionados con la vida de     cientos de personas  que vivían unas cerca de otras. Cuando intentamos comprender     la relación entre millones de personas  a lo largo de continentes enteros, nuestro sentido moral queda abrumado.

        La justicia exige no sólo un conjunto de valores abstractos sino también comprender las relaciones concretas de causa y efecto    

Por desgracia una característica inherente a nuestro moderno mundo global es que sus relaciones causales están muy ramificadas y son muy complejas. Puedo vivir de manera pacífica en casa sin levantar nunca un dedo, sin hacer daño a nadie, pero aún los activistas de izquierdas me dirán que soy cómplice de los males infringidos en Cisjordania por los soldados a colonos de Jordania. Según los socialistas mi vida confortable se basa en el trabajo infantil de talleres clandestinos del tercer mundo. Los defensores de los derechos de los animales me recuerdan que mi vida está entretejida con uno de los crímenes más abominables de la historia, la subyugación de miles de millones de animales de granja a un brutal régimen de explotación.     Soy en verdad culpable de todo eso? No es fácil decirlo. Seguramente hay algo erróneo en las intenciones de aquellos que no hacen un esfuerzo sincero por saber.

La mayoría de las injusticias en el mundo contemporáneo surgen de sesgos culturales a gran escala más que de prejuicios individuales, nuestros cerebros de cazadores recolectores no han evolucionado lo suficiente para detectar sesgos estructurales. La verdad amarga es que el planeta se ha vuelto demasiado complicado para nuestro cerebro de cazadores recolectores.     No le dedicamos el tiempo ni la energía para descubrir todos los sesgos.

Cuando comento sobre cuestiones globales siempre corro el riesgo de favorecer el punto de vista de la élite global, en detrimento de varios grupos desfavorecidos. La élite global domina la conversación, de modo que es imposible no conocer su punto de vista. Los grupos desfavorecidos en cambio son silenciados de manera rutinaria, lo que hace que sea fácil olvidarlos no por malicia deliberada, sino por simple ignorancia.

Aunque uno pertenezca a un grupo desfavorecido y por lo tanto posea un conocimiento profundo y de primera mano de su punto de vista. Esto no significa que comprenda el punto de vista de otros grupos también desfavorecidos, porque cada grupo y subgrupo se enfrenta a su propio laberinto de barreras laborales, dobles raseros, insultos calificados y discriminación institucional. Un afroamericano de 30 años cuenta con 30 años de experiencia de lo que supone ser hombre afroamericano, pero carece de toda la experiencia de ser una mujer afroamericana, un gitano Búlgaro, un Ruso ciego o una mujer lesbiana China.

A lo largo de la vida ese hombre afroamericano ha sido repetidamente detenido y registrado por la policía sin razón aparente. Algo que la lesbiana China nunca ha tenido que padecer, en cambio haber nacido en una familia afroamericana, en un barrio afroamericano, significa que ha estado rodeado de gente como él, que le enseñó lo que necesitaba saber para sobrevivir y prosperar como un hombre afroamericano, así que crecer como negro en Baltimore no facilita en absoluto comprender la lucha por crecer como lesbiana en Hangzhou.

        Reducir o negar    

Aunque lo desearamos tratar de entender todas las relaciones entre todos los grupos que interactúan a nivel global, es imposible y nos demuestra que estamos mal preparados para comprender sus relaciones por ejemplo de los millones de Sirios en guerra civil, o a 500 millones de europeos y entre todos los grupos y subgrupos del planeta que interactúan.

Al intentar de entender y juzgar Los dilemas morales a gran escala la gente suele recurrir a uno de 4 metodos     el primero es minimizar la cuestión  comprender la guerra civil Siria como si se diera entre dos recolectores, imaginar al régimen de Assad como una sola persona y a los rebeldes como otra; una mala y otra buena. La complejidad histórica del conflicto es sustituida por una trama simple y Clara.

    El segundo es entrar a travez en una historia humana conmovedora  que presumiblemente representa todo el conflicto, para evitar que las personas se pierdan en datos y estadísticas precisas, por qué la gente se pierde, un relato personal sobre la suerte de un niño activa los conductos lagrimales, provoca que hierva la sangre y genera una falsa certeza moral, además de que abre los monederos, esto lo saben muchas organizaciones benéficas.

    El tercer método para vérselas con dilemas Morales a gran escala es elaborar con habilidad teorías conspiratorias  es complicado saber cómo funciona la economía, es mucho más fácil imaginar que hay 20 multimillonarios que mueven todos los hilos detrás del escenario, que controlan los medios de comunicación y que fomentan guerras para enriquecerse.

El mundo contemporáneo es demasiado complicado no sólo para nuestro sentido de la justicia sino también para nuestras capacidades de gestión. Nadie (y esto incluye a los multimillonarios, a la CIA, a los framcmazones y a los sabios de Sión) comprende bien lo que ocurre en el planeta de modo que es incapaz de mover efectivamente los hilos.

    El cuarto y último método es crear un dogma  Es depositar nuestra confianza en alguna supuesta teoría, institución o jefe y seguirlo allá adónde nos conduzcan, los dogmas religiosos e ideológicos tienen un gran poder de atracción en nuestra época científica justo porque nos ofrecen un refugio seguro frente a la frustrante complejidad de la realidad. Aunque tales doctrinas ofrezcan comodidad intelectual y certeza moral a la gente es difícil que le proporcione justicia.

Pero ahora padecemos problemas globales, sin tener una comunidad global. Ni Facebook, ni el nacionalismo o la religión están cerca de crear dicha comunidad. Todas las tribus humanas existentes se hayan absortas en promover sus intereses particulares y no entender la verdad global. Ni los Norteamericanos, ni los Chinos, ni los Musulmanes, ni los Indus constituyen la comunidad global, de modo que su interpretación de la realidad no puede ser digna de confianza.

        Así pues debemos darnos por vencidos y declarar que la búsqueda humana para comprender la verdad y encontrar la justicia ha fracasado? hemos entrado oficialmente a la era de la posverdad? La era de las noticias falsas?    

Putin considera que Rusia fue desmembrada después de la caída del muro y una de esas partes fue la península de Crimea, por lo que se siente con derecho de anexarla, así sea necesario matar algunos ciudadanos. El mismo promueve una reforma constitucional para poder quedarse en el poder hasta el 2036. Para el eso es lo justo y está bien. Para otros muchos sabemos que no es así.

En realidad los humanos siempre han vivido en la era de la posverdad, Homo Sapiens es una especie cuyo poder depende de ficciones y creer en ellas, ya desde la edad de piedra los mitos que se refuerzan a sí mismos han servido para unir a los colectivos humanos. De hecho homosapiens conquistó este planeta gracias sobre todo a la capacidad distintivamente humana de crear y difundir ficciones, somos los únicos mamíferos que podemos cooperar con numerosos extraños, porque sólo nosotros podemos inventar relatos de ficción, difundirlos y convencer a millones de personas para que crean en ellos mientras todos creamos en la Nación todos obedecemos las mismas leyes y por tanto podemos cooperar de manera eficaz.

        Conclusiones     La Justicia desde siempre ha sido un valor bastante subjetivo, que depende en buena parte de la moralidad aprendida y la experiencia existencial de cada persona, para ver lo que es Justo, para él, en un determinado momento de la vida. No habrá valores absolutos de justicia porque dependerá las pinceladas finas de las circunstancias. Aunque en una comunidad pequeña es fácil llegar a acuerdos de lo que está bien y lo que está mal. A nivel nacional y continental, la situación se complica por esas pinceladas finas. Lo que si se mantiene por siglos es la regla de oro, no hagas a los demás,lo que no deseas que te hagan a ti. La comunicación que dan las redes y la cultura que tiende a estandarizar s las poblaciones puede ayudar a homogeneizar dichas diferencias, sin embargo por ejemplo, los valores morales de la cultura democrática liberal, de libre mercado occidental, son muy diferentes a los valores de la cultura musulmana o la de la China actual, quienes no han avanzado a la misma velocidad en el área de la justicia. El parámetro de los derechos humanos de la ONU, funciona como una guía ideal e influye poco a poco en toda la comunidad internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.