Categorías
Tecnología e Innovación

Fueras de Serie Parte 6 de 6

Comentarios al libro de Malcolm Gladwel

Tiempo de Lectura: 7:00 minutos

Introducción

La fe en el trabajo es un atributo que distingue prácticamente a todos los fuera de serie en los casos que hemos visto han implicado a individuos, grupos o comunidades que trabajan más que sus pares.

Bill Gates estaba dedicado a trabajar con su terminal de computadora, también lo estaba Billy Joy, los Beatles trabajaron miles de horas en Hamburgo. El trabajo realmente duro es una constante de la gente de éxito, el ingenio de la cultura del arrozal es aquel trabajo duro y esas lecciones le han servido a los asiáticos a encarar con éxito muchos esfuerzos, como en el caso de la China actual.

A veces pensamos que las destrezas matemáticas son algo innato, que se tiene o no se tiene, pero científicos de UC Berkeley dicen que no se trata tanto de capacidad sino de actitud. Se llega a dominar las matemáticas, si uno está dispuesto a intentarlo. El éxito en esta área es una cuestión de persistencia, obstinación y voluntad para trabajar al máximo. Países como Singapur, Corea de Sur, Taiwán, Hong Kong, China y Japón tienen las mejores calificaciones en matemáticas y todas provienen de la cultura del arrozal con trabajo duro y significativo.

En Nueva York iniciaron las escuelas «KIPP knowledge is power program» (conocimiento es poder) está localizada en los barrios en donde el 50% de los alumnos son afroamericanos y el resto son latinos, el 75 % proviene de familias monoparentales y el 90% tiene derecho a recibir almuerzo gratis financiado por el gobierno federal, es tan diferente que los alumnos se inscriben para participar a un sorteo para ver si son aceptados.

Desde el momento que se traspasa la puerta, nos dice el autor, se observa algo diferente, los alumnos andan silenciosa y ordenadamente por los pasillos, en el aula se les enseña a entender y dirigirse a la gente con un protocolo que aconseja sonreír, sentarse erguidos, escuchar, preguntar y contestar cuando le hablan a uno manteniendo el contacto visual con su interlocutor.

No es una exageración decir que KIPP es un programa que en poco menos de diez años se ha convertido en uno de los institutos públicos más destacados de la ciudad de Nueva York.

Hacia finales de año los estudiantes aseguran que las matemáticas son su asignatura favorita y sus resultados se comparan a la de los mejores institutos privados de la ciudad. Este programa representa una de las filosofías más prometedoras de educación en los Estados Unidos, la mejor manera de entender su éxito es por el plan de estudios, sus profesores, sus recursos y la innovación institucional que es diferente porque KIPP es una organización que se toma en serio el legado cultural.

Los reformadores quisieron no solo asegurarse de que todos los niños vayan a la escuela, sino que también la educación universal sea exhaustiva, es decir que no solo sepan leer y escribir bien, tuvieran nociones de aritmética y que funcionarán en el futuro como ciudadanos productivos. Se preocupan de tener un balance entre el estudio y el asueto.

El descanso también ofreces sus oportunidades para reforzar habilidades cognitivas y analíticas para finalmente adquirir el hábito del pensamiento y la reflexión, para poder sacar las propias conclusiones independientemente de lo que les enseñe la autoridad.

Una de las causas de la superioridad del manejo numérico de los orientales en matemáticas se ven influidas definitivamente por el periodo más largo de dias efectivos de clases por año, sin largas vacaciones de verano; en Estados Unidos es por regla general 180 días de clases (y 185 días sin clases al año, esto es más del 50% del año), en Corea del Sur es de 220 días al año y Japón con 243 días (y 122 días sin clases).

Esta intensidad de días de estudio es relevante, en pruebas hechas alrededor del mundo en preguntas de álgebra, calculo y geometría y se obtiene el siguiente resultado:

Los estudiantes japoneses aciertan en el 92%, ese es el resultado de los 243 días de clase anuales, ya que tienen más tiempo para aprender lo que se necesite y menos tiempo para desaprender en vacaciones.

Para los estudiantes norteamericanos más pobres la media es de 54% de aciertos en la misma prueba, el problema es un problema de exceso de vacaciones en el verano y menos días para aprender y practicar.

Ese es uno de los problemas que pretenden solucionar las escuelas KIPP, de las cuales ya hay 50 en todo Estados Unidos, y han decidido exportar las lecciones del arrozal a otras ciudades, veamos:

El programa en lo general implica empezar las clases a las 7:25 am y termina a las 17:00 pm, con una ampliación a las 19:00 horas para tareas escolares y entrenamientos con equipos deportivos. Así están 60 % más tiempo aprendiendo que en una escuela publica tradicional.

Al principio es difícil, al final del día están los alumnos agitados, por una parte es resistencia y otra motivación, existen incentivos y recompensas con elementos de mayor diversión. También hay una parte de disciplina a la vieja usanza todo esto junto. Se habla mucho de coraje y autocontrol, los niños saben lo que significan esas palabras.

Es una escuela que transforma a los perdedores en ganadores en forma casi Milagrosa, pero la razón es temer 60% más tiempo para aprender. Es un hecho, los niños de escasos recursos no tienen y no pueden hacer nada en vacaciones de verano, pierden el tiempo y desaprenden, entonces lo mejor que les puede suceder es estar en una escuela KIPP con 60% más de estudio.

El resultado es tener mejores calificaciones para obtener becas para Universidades privadas de prestigio, en la escuela hay una área en donde se muestran las contribuciones de sus Egresados a la comunidad y banderines de las universidades de prestigio en las han logrado pertenecer.

Todo lo que se puede aprender de este libro Fueras de serie es que el éxito sigue un curso predecible. No es el más brillante el que tiene éxito, tampoco es la suma llana de una serie de desiciones y esfuerzos que emprendemos de motu propio. Más bien es un «don». Nuestros fueras de serie se caracterizan por haber disfrutado de oportunidades y haber tenido la fuerza y el ánimo de aprovecharlas. Se trata de una lección tan simple que a menudo se pasa por alto. Estamos tan seducidos por el mito del mejor y más brillante y el hombre hecho a sí mismo, que creemos que los fuera de serie brotan de la tierra como manantiales.

En 1968 Bill Gates era un niño con acceso a una terminal de computadora con tiempo ilimitado de uso, imaginemos que se le hubiera dado una terminal así a un millón de niños, ¿Cuántos Microsoft o Steve Jobs y Apple Computers existirían si hubieran tenido una oportunidad de trabajar en una línea de montaje como la de HewlettPackard? Ahora multiplíquense ese súbito florecimiento de talentos por cada profesión y cada campo de acción. El mundo podría ser mucho más rico de que nos conformamos con vivir. Hay que crear oportunidades en los campos de acción en donde nos movemos. Y aprovechar las que tenemos enfrente.

Las súper estrellas de la ingeniería, los genios de las matemáticas y los empresarios del software y hardware o la música parecen situarse fuera de de la experiencia ordinaria. Pero no lo están, son producto de su historia y del mundo de su comunidad, de las oportunidades que tuvieron y la herencia recibida, su éxito no es excepcional ni misterioso, se cimenta en una red de ventajas y herencias, unas merecidas, otras no, unas ganadas con esfuerzo y otras mero producto de la fortuna, pero todas cruciales para ser lo que son.

Dicho esto, el fuera el serie al final de cuentas no es tan fuera de serie en lo absoluto, es un camino que se puede seguir y alcanzar.

Mi Conclusión

Haber tenido la oportunidad de escudriñar la vida de tantos fuera de serie que presenta el libro, nos permite entender que en realidad ése camino es predecible y por lo tanto alcanzable, a mi juicio, es en resumen una fórmula casi matemática compuesta por oportunidad más trabajo duro, te invito a analizar desde donde te encuentras en tu camino profesional y buscar la oportunidad que tienes enfrente en tu campo de acción en el área que te gusta y en la que eres bueno y propiciar por todos tus medios disponibles para que la oportunidad se cristalize para que puedas disfrutar de los frutos del éxito que puedes encontrar con tu propia mezcla de habilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.