Categorías
Psicología Positiva

El algoritmo de la felicidad Parte 11 de 12

Comentarios al libro de Mo Gawdat CBO de Google

Tiempo de lectura: 8:00 minutos

Introducción

Somos producto de un diseño o producto del azar?

El juego

Por ultimo te presento la filosofía de Mo Gawdat.

Tu yo real no es tu cuerpo, ni tus pensamientos entonces resulta difícil resistirse a la la tentación de considerar cómo tu yo real se conecta con tu copia física y le ordena recorrer el mundo en que vivimos. La mejor forma que tengo de imaginar esa relación es visualizar como un jugador controla un avatar (personaje virtual) en un videojuego de acción en primera persona.

En los videojuegos, la primera persona se refiere a una perspectiva gráfica construida a partir del punto de vista del jugador. Como si este mirara el mundo del juego a travez de los ojos del del avatar. El personaje cumplirá metas y avanzará en niveles y al cruzarlo adquiere nuevas destrezas y mejoras en el conocimiento del juego y cuanto más duro es el juego, es más divertido. Al saltar a otro nivel más avanzado, ya no tiene caso regresar al nivel anterior.

Y en estos juegos nos enseñan que la muerte es un portal hacia otra vida y que en realidad no morimos. Tan sólo muere la forma física del avatar. Al abandonar ese nivel, no te llevas nada contigo aunque tus buenas acciones te pondrían poner en una situación mejor de cara al siguiente portal.

Algunas religiones creen que si no has logrado adquirir las habilidades que necesitabas, vuelves al principio y repiten el nivel a partir de la reencarnación. La vida así se puede ver cómo un juego con varios niveles adquiridos, por lo tanto, vive, aprende y

Diviertete.

Capitulo 14 Quien hizo a quien

El Diseño

Dios es quien nos ha creado o somos una creación de dios. Ninguna pregunta suscita debate mayor. La discusión es esencial para resolver el algoritmo de la felicidad especialmente, cuando sufrimos pérdidas más allá del punto físico.

En un extremo los creyentes creen que un ser divino lo creo todo. En el extremo opuesto los materialistas plantearon que no existe tal entidad y que el creador no es más que una serie de acontecimientos en el espacio a travez del tiempo. Él Big Bang lo inició todo y la selección natural nos ha traído hasta aquí.

Nuestra investigación sobre la felicidad es porque interesados en los fundamentos, especialmente en comprender por qué la vida parece sorprendernos aleatoriamente incluso maltratarnos y defraudar nuestras expectativas. La pregunta de mayor alcance en nuestra búsqueda de la felicidad es esta: ¿la vida y el universo son productos del azar o del diseño.

La idea del gran diseñador sugiere que cada movimiento en nuestro universo sigue un patrón meticulosamente intrincado que no tiene nada de azaroso. La sensación de que existe un patrón me ayuda a comprender que una larga fila en el supermercado no está ahí por mi mala suerte sino por las leyes de la oferta y la demanda o que el tsunami de Indonesia no fue el resultado de un ente iracundo sino que fue el resultado de un movimiento de placas tectónicas.

Al analizarlo nos damos cuenta de que todo acontece como parte de un universo extremadamente sincronizado, donde aplican ecuaciones específicas. Esta simple adhesión a la verdad puede cambiarnos la vida; porque tiene el potencial para resolver nuestro ecuación de la felicidad por una vez por todas. Cuando los acontecimientos del día siempre se cumplen gracias a las ecuaciones del diseño; las expectativas coinciden con el comportamiento y por lo tanto la balanza del algoritmo de la felicidad se cumple y equilibra.

Así permíteme compartirte mi concepto de diseñador, no desde el punto de vista de un creyente sino desde la mente de un ingeniero informático. Recuerda como siempre que es mi punto de vista, tú puedes encontrar tu propia verdad.

El planteamiento del problema

Si no sabemos qué estamos buscando, cualquier pregunta resulta irrelevante. Así que definamos con precisión el planteamiento del problema.

Para evitar sesgos dejaremos de hablar de dios, creador, espíritu divino, poder supremo, conciencia universal o incluso la fuerza.

Por el contrario hablaré del diseñador, termino que sitúa la cuestión en su punto más esencial.

Capas

Otro paso importante conociste en encontrar la forma de la pregunta eliminando capas de preguntas aparentemente relacionadas, si en primer lugar resolvemos la cuestión esencial, será más fácil responder a las preguntas que derivan de ella.

Resolvamos el primer problema: ¿nuestro universo, es resultado del azar o de un diseño inteligente?

El diseñador también es un creador. Mo nació Musulman y su religión se centra mucho en guías del tipo “haz esto” o “no hagas aquello” en vez de parábolas o leyendas, entonces Mo se quedó solo con las matemáticas; empezó a rumiar los números y a descifrar acontecimientos relacionados con el diseño inteligente y solo se quedo con dos términos de oposición fundamental y resoluble:

Ausencia vs. Presencia

Primero analizamos la presencia, ¿cómo podemos demostrar que hay un diseñador? Haciendo y reformulando la pregunta agnóstica y equilibrada, debería pedir pruebas de la existencia o de la inexistencia de un diseñador.

Y se llega a la conclusión; siendo el universo tan grande:

no hay forma científica de demostrar que algo no existe

O de otra forma: la ausencia de una prueba de que algo no existe tiene implícitamente la consideración de una probabilidad, (aunque fuera mínima) de que si exista.

Entonces quedan dos hipotesis:

Afirmación 1: El Big Bang y la selección natural podrían haber creado nuestro universo y todas sus formas.

Afirmación 2: El proceso inteligente también pudieron haber creado todas las cosas.

Ahora el planteamiento del problema a sido definido.

Una conclusión parcial al problema: La adaptación evolutiva es indiscutible pero insuficiente para explicar la abundancia de creación que nos rodea, ¿podría haber otra historia más plausible? Para encontrarla necesitamos romper otro mito.

Todo mundo reza, lo único que elegimos es a quien rezar.

La evolución pudiera ser un método de diseño deliberado.

Tomemos como ejemplo un auto Audi: que ha venido evolucionando , los modelos actuales tienen GPS y entienden mensajes de voz. No se diga el Tesla ambos son coches perfectamente diseñados.

Si nuestra mente no puede aceptar que un coche ha sido producido únicamente por la evolución ¿Cómo podemos pensar que la evolución ha creado el universo, mucho más complejo?, pudiera ser, si el tiempo fuera infinito. Pero desde el Big Bang a nuestras fechas es un tiempo finito o conocido y este no es suficiente y eso es un mito.

Sencillamente no hay tiempo suficiente

El tiempo no es infinito; desde el Big Bang es de aproximadamente de 13,700 millones de años, la edad de la tierra de 4,500 millones de años. También sabemos que la vida en su forma más primitiva surgió hace 3,700 millones de años y esto es muy finito, como spara crear toda la complejidad de la vida animal, vegetal y de los microbios como bacterias, virus o hongos.

La tierra está poblada por 8.74 millones de especies y en el mar hay otras 226,000 especies.

La especies homo sapiens y homo hábiles aparecieron en escena hace menos de 2 millones de años.

La evolución es un hecho pero tal como ocurre con los autos la producción consecutiva de modelos mejorados o simplemente la pura variedad forma parte del diseño. Las matemáticas son evidentes. Nada es aleatorio. Todos somos parte de un gran diseño…

La materia prima de lo que estamos hechos

La realidad es que tú y yo estamos hechos por proteínas que nos proporcionan los mejores ejemplos de que hasta lo que damos por sentado es extremadamente complejo.

Normalmente las proteínas se producen a partir de un conjunto de aminoácidos que se integran en una secuencia específica.

En la actualidad la ciencia conoce veinte aminoácidos diferentes. Las secuencias que articulan determinan el comportamiento de una molécula de proteína.

Cada proteína es una máquina biológica increíblemente sofisticada con funciones específicas, como anticuerpos, bombas de vacío, elementos para combatir gérmenes, otros como motores, tu cuerpo contiene veinte mil de esas máquinas, otros seres pueden tener hasta cien mil de esas proteínas diferentes.

Hay un gran diseñador, es mi conclusión final

De vuelta a la felicidad

Con los años he aceptado el gran diseño como una creencia fundamental. En realidad no cuestiono a las instituciones religiosas, sus ritos, mitos y defectos, en realidad pienso qúe el Diseñador no dirige nada en absoluto. Lo hacen los algoritmos que ha creado, por ejemplo los algoritmos bioquímicos de nuestro cuerpo en función a su medio ambiente. O los algoritmos de nuestras emociones y pensamientos. En ellos radica la belleza del gran Diseñador.

Para un ingeniero una ecuación tendrá dos lados; las variables independientes y las variables dependientes, que siempre se comportará tal como se espera de ella, en función a los valores que introducimos en las variables independientes, con total certeza. La vida, la muerte, la riqueza, la pobreza, la salud y la enfermedad tan sólo suceden. La vida es como es:

No hay intervención Divina

Esto funciona bajo los siguientes principios:

El diseño es funcional.

Los resultados de nuestros actos no deben atribuirse al diseñador. Concéntrate en tu algoritmo de la felicidad, es lo único que puedes controlar plenamente.

Al comparar los resultados de tu vida con tus expectativas recuerda que lo que sucede tenía que suceder, y tal vez tengas que ajustar algunas expectativas para seguir manteniéndote alegre.

La vida siempre cumple las expectativas realistas.

Nuestro universo es demasiado complejo como para predecir que va a suceder. La felicidad aporta dicha. Procura dar forma a tu destino y espera cambiar tu medio ambiente para el bien, para que el mundo sea algo mejor.

Acepta el diseño

Mo ha compartido con nosotros cientos de páginas sobre lo que son las ilusiones, los ángulos muertos y las verdades últimas, puede que lo que funciona para él no funcione para mí o para ti lector, acepta lo que te conviene, consciente de que hay algo que funcionara siempre:

Para encontrar La Paz y la alegría, rechaza toda ilusión y busca siempre la realidad.

Vive la verdad. Encontrar la alegría es así de simple!

Conclusión

Para mí la lectura de de este libro fue muy agradable y aleccionadora. Recomiendo ampliamente poseerlo. Creo que presenta un método inteligente para modificar nuestro comportamiento y postura mental para alcanzar Paz, serenidad y alegría. En esta última parte 11 de 12 me quedo con el convencimiento de que si existe un gran Diseñador y que es imposible estadísticamente demostrar lo contrario. Dos recomendaciones finales de Mo: el algoritmo de nuestra felicidad es lo único que podemos controlar y saber que la vida siempre cumplirá las expectativas realistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.