Categorías
Tecnología e Innovación

Homo Deus Parte 7 de 15

Comentarios a el libro de Yubal Harari

Tiempo de Lectura: 7:00 minutos

Introducción

En donde veremos la descripción de la relación de las religiones con la ciencia y los humanos, desde la antigüedad Egipcia hasta el humanismo o religión que adora al hombre en el siglo XXI.

La Extraña Pareja

Los relatos hacen las veces de cimientos y pilares de las sociedades humanas y se hicieron tan poderosos que empezaron a dominar la realidad objetiva. Creer en el Dios Sobek, el mandato del cielo o en la Biblia capacitó a la gente para construir la presa del lago Fognini en Egipto, la Gran Muralla China o la Catedral de Chartres. Lo malo es que se dedicaron a aumentar la gloria de naciones y Dioses en vez de mejorar la vida de seres conscientes reales.

A medida que la tecnología nos permita mejorar a los humanos, superar la vejez y encontrar la clave de la felicidad la gente se preocupara menos en los Dioses, las naciones y las empresas ficticias y se centrará en descifrar la realidad física y biológica.

Si te Encuentras a Buda

La religión es una herramienta para preservar el orden social y para organizar la cooperación a gran escala y representa para muchas personas un camino espiritual. La religión es un pacto mientras que la espiritualidad es un viaje. Fija patrones de comportamiento, si obedecemos a Dios seremos admitidos en el cielo, si no, arderemos en el infierno. La claridad del pacto permite que la sociedad defina normas y valores que regulan el comportamiento humano.

Los viajes espirituales normalmente preguntan ¿Quién soy, cuál es el sentido de la vida, que es bueno? Los buscadores espirituales no quedan satisfechos fácilmente con la religión. El objeto de las religiones es cimentar el orden mundano, mientras que la espiritualidad es escapar de el. Para las religiones la espiritualidad es una amenaza peligrosa. Muchos sistemas religiosos fueron puestos en tela de juicio por muchos buscadores de verdad espiritual que querían algo más que ritos.

En la época de Martín Lutero, la iglesia prometía a sus seguidores pactos muy tentadores, si pecabas y temías a la condena eterna, lo único que tenias que hacer era comprar una indulgencia. La revuelta protestante de Lutero quería respuestas a las preguntas existenciales de la vida, rechazó contentarse con los rituales y los pactos que la iglesia ofrecía.

La Reforma Protestane hacia un llamado a todo humano preocupado por la salvación para que se revelara contra la autoridad del Papa y buscará rutas alternativas hacia el cielo. Lutero cuestionó las leyes, las instituciones y los rituales de la iglesia católica, escribió nuevas leyes, fundó nuevas instituciones e inventó nuevas ceremonias.

Falsificar a Dios

La ciencia siempre necesita ayuda religiosa para crear instituciones humanas viables, los científicos estudian cómo funciona el mundo pero no existe método científico para determinar cómo deben comportarse los humanos. La religión no puede dar una respuesta práctica a menos que haga algunas afirmaciones ficticias, es ahí en donde puede entrar en conflicto con la ciencia. Los segmentos más importantes de muchos dogmas religiosos no son sus principios éticos, sino más bien sus afirmaciones fácticas como “Dios existe, el alma es castigada por sus pecados o el Papa nunca se equivoca”

Cuando dejamos la esfera Ética de la filosofía y observamos realidades históricas encontramos que los relatos religiosos casi siempre incluyen tres partes:

1.- Juicios Éticos como “la vida es sagrada”.

2.- Afirmaciones fácticas como “la vida humana empieza en el momento de la Concepción”.

3.- La mezcla de juicios Éticos y afirmaciones fácticas cuyo resultado son directrices tales como “nunca debes permitir el aborto, ni siquiera un día después de la Concepción”.

Dogma Sagrado

La declaración fáctica de Dios, creo la Biblia, se trataba con demasiada frecuencia en un mandamiento ético de “tienes que creer en Dios” escribía la Biblia. El hecho de creer esta afirmación fáctica se convierte en una virtud, mientras que dudar de ella se convierte en pecado terrible. Hay quienes piensan que todos los humanos compartimos un único valor supremo que pudiera ser minimizar el sufrimiento y maximizar la felicidad y no eso no es cierto porque todos somos diferentes y en cada región diferente del mundo se manejan diferentes valores, religiones y formas de ver la vida.

La Caza de Brujas

Se acostumbra contar la historia de la modernidad como una lucha entre ciencia y religión. En teoría ambas están interesadas en la búsqueda de la verdad y debido a que cada una defiende una verdad diferente, están condenados a entrar en conflicto. Aunque pueden alcanzar acuerdos e incluso cooperar.

La religión está interesada del todo en mantener la estructura social. La ciencia está interesada sobre todo en el poder curar las enfermedades, combatir las guerras y producir alimentos, ambas como instituciones colectivas prefieren el orden y el poder a la verdad.

En consecuencia sería mucho más correcto considerar a la historia como un proceso de formular un pacto entre la ciencia y una religión particular a se abre El humanismo, la sociedad moderna cree en dogmas humanistas.

En el siglo XXI es improbable que los dogmas humanistas sean sustituidos por teorías puramente científicas. Sin embargo pudiera ser que el contrato entre la ciencia y el humanismo se desmoronó y diera paso a un tipo de pacto muy diferente entre la ciencia y una nueva religión posthumanista.

Dedicaremos los siguientes espacios para comprender el contrato moderno entre ciencia y humanismo, posteriormente en la tercera y última parte del libro explicara porque este contrato se está desintegrando y que nuevo pacto pacto podría substituirlo.

La alianza moderna

La modernidad es un pacto. Muy pocos llegan a rescindir el contrato de ese pacto que modela nuestra comida, nuestros puestos de trabajo y nuestros sueños en donde habitamos y cómo pasamos a mejor vida. Todo el contrato puede reducirse a una frase, los humanos no estamos dispuestos a renunciar al cambio de poder.

Hasta llegar a la época moderna, la mayoría de las culturas pensaban que desempeñábamos un plan cósmico regido por los Dioses y eso le daba sentido a la vida, pero también restringía el poder humano. Ese poder humano, ese guiño daba sentido a todas sus lagrimas, palabras y gestos, estipulaba límites estrictos de actuación. De manera similar los humanos no pueden vivir eternamente, no pueden escapar a todas las enfermedades y no pueden hacer lo que les plazca, no está en el guión.

Si ocurría algo terrible como la guerra, la peste o una sequía todo era plan del gran dramaturgo y sabíamos que todo terminaría bien, si no aquí en la tierra, en el cielo en la otra vida. La cultura moderna rechaza el concepto del plan cósmico. No somos actores de un drama cósmico, no somos actores de un drama de proporciones épicas, la vida no tiene guión, ni dramaturgo, ni director, ni productor…ni sentido para muchos.

No habrá un final feliz, ni un final malo, ni un final absoluto. Las cosas simplemente ocurren, si la modernidad tiene un lema hoy es “Así es la Vida”. No estamos limitados por nada más que por nuestra propia ignorancia. Las pestes y las sequías no tienen ningún sentido cósmico pero podemos erradicarlas. Las guerras son un mal necesario en el camino a un futuro mejor pero podemos alcanzar La Paz. Ningún paraíso nos espera después de la muerte, pero podemos crear el paraíso aquí, en la tierra y vivir eternamente en el, siempre que consigamos superar algunas dificultades técnicas.

Un día, nuestro conocimiento será basto y nuestra tecnología tan avanzada que podamos destilar el elixir de la juventud, el de la verdadera felicidad y cualquier otra droga…y ningún Dios nos detendrá.

Así parece ser el pacto moderno y ofrece a los humanos una enorme tentación única y una amenaza colosal. Tenemos delante de nosotros la omnipotencia casi a nuestro alcance pero bajo nosotros se abre un enorme abismo de la nada más absoluta. La cultura moderna es la más poderosa de la historia por la ciencia y la tecnología que crece sin cesar. Al mismo tiempo se encuentra acosada por más angustia existencial que ninguna cultura previa.

Mi Conclusión

En esta capítulo Yubal N. Harari nos explica la función y funcionamiento de las religiones a lo largo de la historia, su función, su relación con la ciencia y los humanos y como ha evolucionado hasta el siglo XXI.

También explica la búsqueda moderna del poder, que se ha logrado a costa de perder sentido en la infinita vacuidad del cosmos. Y dice que nos creemos lo bastante listos para gozar de todos los beneficios del pacto humanista moderno sin tener que pagar el precio, porque no sabemos aún cuál es.

3 respuestas a «Homo Deus Parte 7 de 15»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.