Categorías
Tecnología e Innovación

Homo Deus Parte 5 de 15

Comentarios al libro de Yubal Noa Harari

Tiempo de lectura: 8:00 minutos.

Los Algoritmos

Introducción:

A continuación veremos como la superioridad humana inicialmente se basó en el pensamiento religioso de que el humano tenía Alma, una mente consciente y posteriormente a su capacidad de cooperación de forma flexible y a gran escala, con desconocidos a nivel global y con la circulación libre de ideas científicas.

Quinientos años de soledad

El auge de la revolución científica en la industria moderna llevo a la siguiente revolución en las relaciones humano-animal y silencio también a los Dioses. El mundo paso de ser un espectador individual, la humanidad quedo con sigo misma sin negociar con nadie y adquiriendo poderes exentos de obligaciones, como descifrar las mudas leyes de la física, la química y la biología de las cuales la humanidad hace con ellas lo que le place.

En el mito del jardín del Edén, los humanos son castigados por su curiosidad y por el deseo de obtener conocimiento y Dios los expulsa del paraíso. En el mito del jardín de woolsthorpe nadie castiga a Newton, todo lo contrario consigue una mejor comprensión del universo, se hace más poderosa y da otro paso hacia el paraíso tecnológico, que fomenta la curiosidad, lo que implica que sí podemos obtener el saber suficiente, podemos crear el paraíso aquí en la tierra. Los agricultores se vieron como cúspide de la creación y los científicos nos transformaron en Dioses.

La agricultura industrial no tiene ningún interés real en los animales que no comparten la sacralidad de la naturaleza humana. Tampoco tiene uso para los Dioses, porque la ciencia y la tecnología moderna confieren a los humanos poderes que exceden con mucho a la de los antiguos Dioses.

El capítulo siguiente examinará la naturaleza y el poder del Homo Sapiens no sólo con el fin de entender nuestras relaciones con otros animales sino también para vislumbrar lo que el futuro podría depararnos y cómo podrían ser las relaciones entre humanos y superhumanos.

La chispa humana

A los Sapiens nos gusta decir que poseemos una cualidad mágica, que no sólo explica nuestro poder inmenso sino también confiere justificación moral a nuestra condición privilegiada. ¿En qué consiste esa chispa única? La respuesta monoteísta religiosa tradicional es que solo los Sapiens poseen Alma eterna, esa es un pilar básico de los sistemas legal, político y económico. Por ejemplo explica que es perfectamente correcto que los humanos maten animales para comérselos e incluso por diversión.

Porque la Bolsa no tiene conciencia

Otro argumento que se utiliza para justificar la superioridad humana es que de todos los animales que hay en la tierra, solo el Sapiens tiene una mente consciente. La mente es algo muy diferente al Alma no es una entidad mítica eterna. Ni es un órgano como un ojo. Más bien es el flujo de experiencias subjetivas, como dolor, placer, ira y amor. Dichas experiencias mentales están constituidas por sensaciones, emociones y pensamientos interconectados que surgen como fogonazos y desaparecen de inmediato. Esta colección de experiencias constituye la secuencia de la conciencia, es la realidad que atestiguamos a cada momento.

Y que hay de los animales ¿No tienen experiencias subjetivas? ¿Son conscientes? ¿Está bien obligar a trabajar a un caballo hasta que caiga exhausto?

Sabemos que en los humanos muchos circuitos cerebrales sensoriales y emocionales son inconscientes ¿Podría pues ocurrir que detrás de todas esas sensaciones y emociones son capaces de procesar datos e iniciar acciones de manera inconsciente? ¿Podríamos pensar que las emociones y sensaciones que atribuimos a los animales como él hambre, el miedo, amor y lealtad son solo algoritmos que procesan datos y no experiencias subjetivas?

René Descartes padre de la filosofía moderna sostenía que solo los humanos sienten y anhelan, mientras que todos los demás animales son autómatas mecánicos parecidos a los robots o una máquina expendedora.

Para decidir si la mente consiente está en los animales antes debemos entender cómo funciona la mente y que función desempeña No podemos entender cómo funciona la inteligencia artificial sino entendemos que es la mente, examinemos pues lo que la ciencia sabe acerca de la mente y de la conciencia en general.

La ortodoxia actual indica que la conciencia es creada por reacciones electroquimicas que tienen lugar en el cerebro y que las experiencias mentales cumplen alguna función esencial de procesamiento de datos. Sin embargo nadie tiene una idea de cómo una corriente de reacciones bioquímicas y de corrientes eléctricas en el cerebro generan las experiencias subjetivas de dolor, ira o amor.

Utilizamos la imagen de resonancia magnética funcional en el cerebro, los científicos han identificado correlaciones e incluso conexiones causales entre corrientes eléctricas del cerebro y diversas experiencias subjetivas. Cuando miles de millones de neuronas envían miles de millones de señales eléctricas, surgen las experiencias subjetivas. Aunque la transmisión de señales eléctricas es un fenómeno simple la interacción de ellas da un proceso complejo: la secuencia de la conciencia. Todavía no se sabe todo acerca de la conciencia y la experiencia subjetiva por lo que sigue en estudio.

La ecuación de la vida

Las experiencias subjetivas son esenciales para la supervivencia porque si no sintiéramos hambre o miedo, no nos tomaríamos la molestia de comer y cazar o huir de un león. Necesitamos mentes porque la mente almacena recuerdos, hace planes y detona de manera automática imágenes e ideas completamente nuevas. No sólo responde a estímulos nuevos.

Todos los recuerdos, imaginaciones y pensamientos existen, según las teorías biológicas actuales, en una especie de campo superior. También son avalanchas de señales disparadas por millones de neuronas.

El dogma actual sostiene que los organismos son algoritmos y que los algoritmos se pueden representar en formulas matemáticas. Las experiencias conscientes se podrán representar en números y símbolos matemáticos y se podrá escribir hasta el algoritmo del miedo.

Hay empresas como Google y Tesla con los autos autónomos que ya circulas por las calles y tienen algoritmos que realizan millones de cálculos por segundo en relación con otros coches, peatones, semáforos y baches. El coche autónomo se detiene adecuadamente cuando el semáforo está en rojo. El coche hace todo sin problemas, pero también sin conciencia alguna.

En esencia los humanos no somos tan diferentes de las ratas, perros, delfines o chimpancés. Al igual de ellos carecemos de Alma, al igual que nosotros tienen conciencia, sensaciones y emociones. Desde luego cada animal con sus talentos únicos, hay capacidades físicas y mentales concretas que contiene nuestra especie. La mayoría de los estudios citan a la producción de utensilios y la inteligencia como factores particularmente importantes en El Progreso de la humanidad, sin embargo el factor crucial en nuestra conquista del mundo fue la capacidad de conectar entre sí a muchos seres humanos y cooperar en forma flexible, por eso es la única especie que se encuentra en toda la tierra habitable.

Hasta donde sabemos solo los Sapiens tienen capacidad de cooperar de formas muy flexibles con un número incontable de extraños. Esta capacidad concreta más que una alma externa o algún tipo de conciencia explica nuestro dominio en el planeta.

Viva la revolución

La historia proporciona muchas pruebas de la importancia de la cooperación humana a gran escala. Casi de manera invariable ha estado del lado de los que cooperan mejor, como los Romanos con sus ejércitos disciplinados y las élites organizadas que dominaron a las masas.

Para organizar una revolución, nunca solo bastan los números, por lo general las revoluciones las hacen pequeñas redes de agitadores y no las masas. ¿Preguntémonos cuantos de los que me dan su apoyo son capaces de participar en una colaboración colectiva? La Revolución Rusa estalló finalmente, no cuando 180 millones de campesinos se revelaron contra el Zar, sino cuando un puñado de comunistas se situaron en el momento adecuado, en el momento adecuado, se organizaron bien en 1917 cuando la autoridad del Zar se escurrió hacia el gobierno provisional de Kerensky, los comunistas se apoderaron de él con celeridad agarrando las riendas del poder como un bulldog cierra sus mandíbulas sobre un hueso y no soltaron hasta los últimos años de 1980. Una eficaz organización los mantuvo en el poder por ocho décadas y finalmente cayeron por falta de una organización eficiente.

¿Cómo es que lograron estar en el poder? veamos el caso de Rumanía, es porque Ceaucescu y secuaces garantizaron tres condiciones vitales. En primer lugar colocaron a sus esbirros comunistas leales en el control de todas las redes de cooperación, como el ejército, los sindicatos e incluso las asociaciones deportivas. En segundo lugar impidieron la creación de toda organización política rival ya fuera económica o social que pudiera servir de base para una cooperación anticomunista y en tercer lugar se apoyaron de partidos comunistas hermanos de la Unión Soviética o de la Europa Oriental.

Mi Conclusión

El concepto de algoritmo aquí definido será utilizado más adelante y entenderlo es necesario para estar actualizado ya que todo proceso humano se podrá analizar cómo un algoritmo que se puede codificar en fórmulas matemáticas, incluso los procesos biológicos. Entender que la supremacía humana se ha debido a la capacidad de cooperar de forma flexible entre grandes grupos de desconocidos explica cómo la globalización del comercio internacional y la circulación de las ideas de todas las regiones del mundo ha sido posible para el crecimiento económico y poblacional de la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.