Categorías
Psicología Positiva

Que nadie te arrebate la Felicidad

Comentarios al tercer domingo de aviento 2018

Tiempo de lectura: 4:00 minutos

En este blog he tratado de recopilar el mayor número de formas de abordar la felicidad humana, ahora toca el turno de verla desde el punto de vista de San Pablo y la religión católica. Para mí es la sensación de Paz y bienestar subjetivo con la mente clara.

El tema cobra cada ves más interés, ahora por ejemplo uno de los cursos, sino el que más alumnos tiene es el de la Universidad de Harvard en donde se enseña a ser feliz. Aquí mismo en este blog te menciono algunos tips de ese curso, así como también con todos los artículos en donde se menciona la psicología positiva como ciencia que estudia la felicidad humana y que puedes encontrar en el índice alfabético de publicaciones.

Camino a la Navidad del 2018 en misa nos animaron tanto a alegrarnos y llenarnos de júbilo y de la Paz de Dios, con el mensaje de San Pablo. Y que plantea según el Padre Torubio Tapia de la Univesidad Pontificia de México.

La felicidad es un derecho, una gracia que Dios nos ofrece a los humanos. Nadie debería evadir la responsabilidad de ser felices y al respecto es San Pablo el que ofrece la ocasión para la reflexión.

La alegría cristiana

La alegría es también la felicidad humana; para San Pablo la alegría se refiere a ialgo tan sencillo como una sonrisa, el regocijo y hasta la alegría plena Estas equivalen a la felicidad auténtica.

Se aprende a ser felices

Si algo debemos de aprender desde pequeños es que el ser humano no nace feliz o infeliz sino que se aprende y se decide una u otra. Y es que la felicidad depende de una serie de decisiones que vayamos tomando, es algo que se construye como una casa, ladrillo a ladrillo.

La felicidad nunca es completa

Los seres humanos debemos de aprender a vivir con una felicidad limitada, puede ser plena pero no completa , por nuestro medio ambiente o por las personas que nos rodean. La obtenemos por raciones que podemos ir disfrutando y nos ayudan más que a sobrevivir a vivir con sentido toda nuestra existencia. Tenemos la responsabilidad de no ignorar esos trozos de felicidad que cada uno construye de acuerdo a nuestras peculiaridades. La construcción de nuestra felicidad no puede ser construida con deseos completamente egoístas ni con intereses malévolos.

No hay recetas

Quisiéramos como humanos que hubiera recetas para todo, incluida la felicidad y gracias a Dios no es así, porque todos somos diferentes y no hay una felicidad para todos, sino muchas felicidades, pues cada quien debe construir la suya con sus matices personales.

La Felicidad Tiene Caminos

Hay varios factores básicos que construyen la felicidad humana uno de ellos es por ejemplo la vivencia de la justicia, el respeto, la no agresión y muchos otros. Nadie debería buscarse atajos para la felicidad y existe consenso de que la felicidad se da también en la interacción con las demás personas y la felicidad personal y colectiva siempre tendrán una relación estrecha e irrenunciable con la felicidad de otras personas y otros grupos.

Entonces dispongámonos a construir nuestra felicidad desde principios y valores y no de ocurrencias, sin atajos sino sobre caminos de construcción y convencidos de que no sirve la felicidad propia si es a costillas del llanto de otras personas.

En lo particular yo pienso que a través de los años si se han desarrollado técnicas o recetas para aumentar la felicidad humana y se discuten en este mismo blog.

Mi Conclusión

Por mis estudios sobre la felicidad humana estoy convencido de que la felicidad se puede aprender y transmitir como una técnica, que implica esfuerzo como todo pero es alcanzable, y si para cada persona es diferente, pienso que aún en las circunstancias más desafortunadas, este conocimiento siempre ayudará a aumentar la Paz y a incrementar el sentimiento de bienestar subjetivo.

5 respuestas a «Que nadie te arrebate la Felicidad»

Hola, creo que la felicidad es así, de a poquito, en el día a día. Es como que hay que trabajarla, algo así, como si pasa algo que no nos gusta, esforzarnos en hacer eso a un lado, ocupándonos en algo que nos llena y nos hace feliz, y entonces volvemos a la calma.
Es a veces difícil porque hay situaciones que nos sarandean por decir algo, pero por eso creo que es trabajo y de a poquito avanzamos cada día.

Elizabeth un requisito para estar feliz es tener calma y paz espiritual junto con el control de nuestros pensamientos que podemos aprender a controlar.

Gaby me encanta tu descripción, así es la paz espiritual, la calma y una mente tranquila y controlada traen la dicha diaria. es nuestro estado por naturaleza, el hombre no vive para sufrir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.