Categorías
Tecnología e Innovación

Sapiens de animales a dioses Parte 6 de 9

Comentarios al libro de Yubal Noa Harari

Tiempo de lectura: 7:00 minutos

Introducción

Una de las características adicionales de la revolución industrial fue la de establecer la uniformidad de horarios centrados en el meridiano de Greenwich para aumentar eficacia y eficiencia en la producción, sin embargo lo que a continuación se describe es el cambio producido por la Revolución Social más grande de la historia, y que fue el desplome de la familia y la comunidad mismos que fueron sustituidos por el Estado Nacional y el Mercado. Que tomaron las funciones de la familia en la economía individual con tanta fuerza que no es posible hoy en día sobrevivir sin ellos.

Época Moderna

A diferencia de los campesinos de épocas medievales, a la era industrial le importa muy poco el sol o las estaciones. Santifica la precisión y la uniformidad. Por ejemplo en un taller medieval cada Zapatero producía un zapato completo desde la suela a la hebilla. Si un zapatero aparecía tarde al trabajo no afectaba el trabajo de los demás. Sin embargo en la cadena de montaje de una fábrica de zapatos moderna, cada obrero ejecuta una pequeña parte de un zapato y después pasa a la máquina siguiente. Si un trabajador llega tarde o se queda dormido afecta a todos los demás. Con objeto de evitar ese percance todos deben adoptar un horario fijo. Todos hacen la pausa para comer aunque no tengan hambre, todos vuelven a casa cuando la sirena del fin del turno a sonado y cada trabajador llegará a la misma hora al día siguiente .

La revolución industrial transformó el horario y la cadena de montaje en un patrón para casi todas las actividades humanas. Poco después de que en las fábricas se adoptará un horario preciso, se hizo extensivo a escuelas, hospitales, oficinas de gobierno y las tiendas comerciales. Finalmente se extendió al transporte y finalmente la adopción de un horario unificado para todos los trenes se sincronizaran con el horario de Greenwich en Inglaterra y por primera vez un país adoptó una hora nacional y obligó a su población a vivir según su reloj artificial y no las salidas y puestas de sol.

Ese inicio modesto generó una red global de horarios, sincronizados hasta las más pequeñas fracciones de segundo, iniciando también las radiodifusoras y televisoras a nivel mundial. A la fecha actual hay que hacer un esfuerzo consciente de no saber la hora por la gran cantidad de relojes disponibles.

También la revolución industrial causó decenas de trastornos a la sociedad humana. Otros ejemplos notables incluyen la urbanización, la desaparición del campesinado y el aumento del proletariado industrial, la atribución del poder a la persona común, la democratización, la cultura juvenil y la desintegración del patriarcado.

Pero todos esos cambios quedan empequeñecidos por la revolución social más importante y trascendental que jamás haya acaecido a la humanidad: el desplome de la familia y la comunidad y la substitución por el Estado y el Mercado. Desde hace millones de años la humanidad había vivido en comunidades pequeñas e íntimas aún emparentadas. La revolución cognitiva y la revolución agrícola no cambiaron esa situación. Agruparon familias y comunidades para crear tribus, reinos e imperios pero las familias y las comunidades se mantenían como piezas básicas de todas las sociedades humanas. La revolución industrial, en cambio consiguió en menos de dos siglos desmantelar esas piezas en átomos y la mayor parte de las funciones de las familias fueron tomadas por el Estado y el Mercado.

El Desplome de la Familia y la Comunidad

Antes de la revolución industrial la vida cotidiana de la mayoría de los humanos seguía su curso en tres antiguas estructuras: la familia nuclear, la familia extendida y la comunidad local íntima. Que es el grupo que se conoce íntimamente y de las cuales se depende para la sobrevivencia.

La mayoría de las personas trabajaba en el negocio familiar o en el de los parientes o vecinos. La familia era el sistema de salud, el sistema educativo, el de la industria de construcción para las casas de sus miembros, el gremio comercial, el fondo de pensiones, la compañía de seguros, la radio, la televisión, los periódicos, si sistema bancario e incluso la policía.

La comunidad ofrecía ayuda sobre la base de sus tradiciones locales y una economía de favores que a menudo difería de las leyes de la oferta y la demanda del libre mercado. Había mercados desde luego, pero su peso era de poca monta, para comprar especies raras, herramientas y algunas ropas, pero no representaban mas del 10% de las necesidades, la familia y la comunidad suministraba el otro 90%.

Todo esto cambio de forma espectacular en los últimos dos siglos, la revolución industrial confirió al Mercado poderes nuevos e inmensos y proporcionó al Estado de nuevos medios de comunicación y transporte que puso a disposición de un ejército de maestros, policías y trabajadores sociales.

Con el tiempo los Estados y mercados emplearon su creciente poder para debilitar los lazos tradicionales de la familia y la comunidad. El Estado con su sistema judicial y la policia tomo antiguas funciones de los ancianos.

Para terminar de debilitar a la familia y la comunidad, el Estado y el Mercado introdujeron una nueva modalidad con una oferta que nadie podía rechazar «convertíos en individuos» cásate con quien desees sin pedir permiso, adopta cualquier trabajo que os plazca, incluso si a los ancianos no les parece bien. Vivid donde querías, ya no dependes de vuestra familia. Nosotros, el Estado y el mercado cuidaremos de vosotros en su lugar. Os proporcionaremos pensiones, seguros y protección. El estado y el Mercado son el padre y la madre del individuo y solo puede sobrevivir gracias a ellos.

El Mercado nos proporciona trabajos, seguros y protección, si queremos estudiar una profesión las escuelas de gobierno están ahí para enseñarnos, si queremos abrir un negocio un banco nos presta dinero, construir una casa y el banco nos dará una hipoteca y una compañía constructora la construirá en algunos casos subsidiada por el Estado. Si estalla la violencia la policía nos protege , si enfermamos por algunos días nuestro seguro nos protege y si quedamos postrados durante meses aparece la seguridad social y podemos contratar a una enfermera, que seguramente será una extranjera procedente del otro lado del mundo que nos cuidara con devoción, ya que no lo esperaremos de nuestros hijos. Si disponemos de los medios podremos pasar nuestros años dorados en una residencia para gente mayor.

Las autoridades tributarias nos tratan como individuos y no esperan que paguemos los impuestos de un vecino. Los tribunales asimismo nos ven como individuos y no esperan que paguemos por los crímenes de nuestros primos. No sólo los hombres son tratados como individuos, también las mujeres y los niños son tratados como individuos. Por mucho tiempo las mujeres habían sido tratadas como propiedad de la familia o la comunidad.

Los estados modernos en cambio consideran a las mujeres como individuos que gozan de derechos económicos y legales con independencia de la familia y la comunidad, pueden tener sus propias cuentas bancarias, decidir con quién se casan e incluso divorciarse y vivir solas.

Pero la liberación del individuo tiene un precio. Muchos individuos se sienten amenazados por el poder del Estado y del Mercado impersonal que ejercen en nuestras vidas. En muchos casos los individuos son explotados por los mercados y el Estado emplea sus ejércitos y policías para perseguir a ciertos individuos en lugar de defenderlos. Es un pacto que funciona de todos modos aunque de manera imperfecta porque quebranta incontables arreglos sociales humanos. Millones de años de evolución nos han diseñado para vivir y pensar como miembros de una comunidad y en tan solo dos siglos nos hemos convertido en individuos alienados.

Nada atestigua mejor el poder de la cultura. La familia nuclear no ha desaparecido y aunque ha perdido muchas de sus funciones aún cumple con importantes funciones emocionales que el Mercado y el Estado son incapaces de proporcionar, en la actualidad las relaciones románticas esta modeladas por el mercado que ajusta nuestras preferencias románticas y sexuales, el cortejo se hace en bares y en cafés y el dinero pasa de las manos de los amantes a las de los meseros y todavía se transmite más dinero a las cuentas de diseñadores de modas, dueños de gimnasios, dietistas, de dentistas y cirujanos plásticos que nos ayudan a llegar al café con el aspecto más parecido posible al ideal de la belleza del Mercado.

Mis Conclusiones

La revolución social producida por la pérdida de influencia de la familia y la comunidad originó cambios radicales en la forma de vivir del individuo, por primera vez tiene que valerse por sí mismo frente al Mercado y el Estado que le proporcionan los medios para su realización personal desde la educación hasta el matrimonio, el trabajo, la democracia y el pago de impuestos a el gobierno, pero con el costo que tiene para ciertos individuos que son explotados por el Mercado y otros que son perseguidos por el Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.