Categorías
Empresa

El Principio de Oz, Parte 1

Logrando resultados personales y organizacionales a través del Accountability

De Roger Connors, Tom Rob Smith y Craig Hickman

Entrega 1 de 8.

Tiempo de lectura: 6:16 minutos.

Notas sobre el libro de estos tres autores que a la fecha han asesorado a cientos de empresas y un millón de personas con éxito con un método fácil de entender, efectivo y eficaz a mi juicio.

Nota importante: Dicho método es una marca Registrada de la empresa Partners in Leadership, Inc. Las palabras Accountability, Verlo, Adueñárselo, Resolverlo y Hacerlo aplicadas en este contexto son marca registrada de la misma empresa.

Comparto estas notas convencido de que este es el más fácil y efectivo método para administrar en forma óptima y con resultados a cualquier organización. Te recomiendo leer parte por parte y aplicarlo a tu vida personal y después a tu vida laboral, encontraras que en ambos casos un lugar este conocimiento…

El Principio de Oz

Los resultados personales y organizacionales mejoran considerablemente cuando se superan las engañosas trampas del ciclo de la víctima y se comienzan a dar los Pasos de la accountability. En todas las ocho partes de esta reseña entenderemos Accontability como Responsabilidad, no cambie el nombre original porque es una marca registrada.

En esta primera parte se explica porque en las organizaciones las personas deben evitar el ciclo debilitante de la víctima para obtener resultados. Posteriormente se revelan los pasos para lo que definen como Accountability, como la base para lograr para si, su equipo y su organización resultados exitosos.

En el complejo ambiente que nos rodea hoy, la sensación de sentirnos como víctima y actuar como tal se ha convertido en un mal tan generalizado que ha suscitado una crisis. Con estos procedimientos aprenderemos cómo lograr objetivos como el paso de la ignorancia al conocimiento, del temor a coraje, de la parálisis al empoderamiento y de la victimización a la Accountability.

El carácter de los negocios está en crisis

La mayoría de las empresas que fracasan es por errores gerenciales y los líderes de estas empresas ofrecen todo tipo de excusas que van desde la escasez de recursos hasta la ineptitud personal a incluso el sabotaje por parte de la competencia. Desde Presidentes de Países hasta microemprendedores, nadie quiere hacerse cargo de sus errores de criterio y desaciertos en general, si bien estos ocurren todos los días.

Sin embargo, intentar eludir la responsabilidad por dichas fallas y deficiencias solo nos lleva a la prolongar el sufrimiento, dilatar la implementación de soluciones y evitar el aprendizaje, solo una mayor Accountability por los resultados obtenidos puede hacer que una persona, un equipo o una organización retomen el camino del éxito.

Jim Collins el autor del libro sobre resultados que dice que lo que separa a las grandes empresas de las mediocres es la tendencia de estas últimas a eludir la cruel verdad con explicaciones en lugar de enfrentar los problemas.

Cuando las catástrofes ocurren inesperadamente, como suele ocurrir con más frecuencia que lo que estamos dispuestos a admitir, las empresas y sus directivos toman decisiones para controlar los daños y fijar un nuevo norte para lograr determinados resultados.

En la actualidad la mayoría de las personas con un desempeño pobre, al ser confrontadas empiezan a elaborar una serie de excusas, justificaciones y argumentos de que no deben ser considerados responsables o al menos no los únicos, de los problemas de una organización.

Esta cultura de victimización ha debilitado el carácter de los negocios al priorizar la comodidad sobre el esfuerzo, la apariencia sobre la esencia, eludir los hechos sobre resolver los problemas y la ilusión sobre la realidad.

Esta tendencia fuerza a los líderes de las empresas para que proporciones soluciones rápidas en lugar de soluciones a largo plazo, ganancias inmediatas en lugar de un progreso continuo y solo dedicarse a ”hacer” en lugar de “lograr”.

Si estas actitudes de victimización no son erradicadas, pueden erosionar la productividad, la competitividad, la motivación y la confianza de modo tal que se convierta muy difícil y oneroso que sus miembros de la organización se recuperen.

Independientemente del tipo de organización, de lo profundo de su estrategia más reciente, la organización no tendrá éxito en el largo plazo a no ser que la gente asuma Accountability para lograr los resultados, el poder es de ellos.

En este libro los autores se enfocan en la verdadera esencia de los negocios valiéndose de experiencias en cientos de organizaciones y miles de personas.

Muchas de las organizaciones mejor gestionadas y más admiradas de vez en cuando sucumben en actitudes de victimización y no logran entender y aplicar, los principios y actitudes básicos con los que se obtienen resultados.

Las actitudes de victimización normalmente culpan a unos imprecisos “Ellos” que al parecer siempre complican los resultados. Y los lleva a señalar con el dedo a otros, negar, ignorar, fingir y promover hábitos que no dejan de crecer en más empresas e impiden que las personas se hagan cargo de sus propios destinos.

En este mismo libro se presenta un programa probado para reconstruir negocios desde cero.

La fuerza destructiva de la victimización

Hoy existe lo que podría llamarse “el culto a la victimización” que sostiene que las circunstancias evitan que alguien alcance sus metas, tal creencia impide que uno crezca y se desarrolle.

Vea esta imagen, un adolescente se levanta y dice “no es justo” habla de una convicción vagamente sostenida de que el mundo en general y su familia en particular no tienen otra función legítima más que satisfacer sus necesidades y deseos inmediatos, creando una cultura en donde se niega a crecer. Una línea delgada separa al éxito del fracaso, bajo esta línea subyace, las excusas, el culpar a otros, la sensación de indefensión mientras que encontramos el sentido de la realidad, la pertenencia, el compromiso, las soluciones a los problemas y el actuar con firmeza.

Cada vez que las personas y las organizaciones evitan en forma consiente o inconsciente la Accountability para alcanzar resultados individuales o colectivos, se encuentra así misma como si estuvieran Debajo de la línea. Para volver a sentirse poderosas solo deben ubicarse Arriba de la línea y seguir los pasos para Accountability.

Cuando personas, equipos y organizaciones se encuentran Debajo de la línea y no son conscientes de la realidad, las cosas empeoran en vez de mejorar sin que nadie sepa por qué.

Creando la cultura del Accountability

Los pasos para Accountability, se presentan en un infograma de los pasos para implementar el accountability.

Infograma de Accountability del Principio de Oz. Arriba de la línea: Persona subiendo escalones con las siguientes leyendas: Hacerlo, Resolverlo, Adueñárselo, Verlo. Debajo de la línea: Persona pensando lo siguiente: Esperar a ver, Confusión/Dígame qué hacer, No es mi trabajo, Ignorar/negar, Echarle la culpa a otra persona, Cubrirse las espaldas. Imagen de Partners in Leadership.
Imagen de Partners in Leadership.

En los negocios la caída Debajo de la línea suele comenzar cuando se crea una atmósfera en que nadie admite la verdad y la gente no habla con sinceridad y aún la violación de estándares se convierte en la norma a seguir. Las empresas fracasan primero gradualmente y luego de repente, la única forma de salir es aplicando la Accountability.

Para ubicarse Arriba de la línea y salir del juego de la culpa debemos dar los pasos del Accountability y adoptar las actitudes siguientes Verlo, Adueñárselo, Resolverlo y Hacerlo. Esto implica reconocer y admitir plenamente la realidad de la situación.

El primer paso, Verlo, implica reconocer y admitir plenamente la realidad de la situación, a veces costará mucho trabajo, la autoevaluación debe ser honesta y admitir que se requiere cambiar para obtener resultados.

El segundo paso es Adueñárselo, supone aceptar la responsabilidad por las experiencias y realidades que uno crea para sí mismo y para los demás. Con este paso preparamos el camino para actuar.

En el tercer paso, Resolverlo, supone cambiar la realidad al hallar y poner en práctica soluciones a problemas que tal vez no podíamos plantearnos antes, mientras evitamos caer Abajo de la línea, cuando se presentan los obstáculos naturales en la operación de empresas.

Y por último el paso cuatro, Hacerlo, implica compromiso y valor para perseguir las acciones identificadas aún cuando supongan considerables riesgos.

La segunda entrega sobre El Principio de Oz se encontrará publicada en Soy Neuro MKT el 15 de septiembre de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.